Rivera Schatz regresa con su estilo guapetón…

Bárbara J. Figueroa Rosa 
Primera Hora

¿Es un lobo feroz? Nooo. ¿Es un pitbull? Nooo. Es él… ¡el Schatzpetón!

Tras cerca de un año de supuesta discreción y recogimiento “al buen vivir”, como se dice por ahí, el líder senatorial Thomas Rivera Schatz vuelve a la carga con su estilo bravucón y abrasivo.

En menos de una semana retomó su estilo implacable en el terreno político, lanzando insultos a quienes contradicen sus posturas o contra aquellos que lo fiscalizan.

Primero tildó de “pajuato” al candidato popular a la Gobernación Alejandro García Padilla, quien despachó el asunto diciendo que “el liderato del partido del Gobernador oculta su ineficiencia con excusas e insultos”.

Pero ahí no quedó la cosa. Tan reciente como esta semana, Rivera Schatz trató de desviar la atención pública con ataques personalistas hacia el periodista Israel Rodríguez, en reacción a las revelaciones de una investigación de El Nuevo Día en la que se dio a conocer que el ex convicto federal Richard Roark Annunziato fue contratado como abogado por la Oficina de Servicios Legislativos para que fuera asesor del senador Carmelo Ríos. Esto sin Ríos saberlo.

El destape de las anomalías del contrato otorgado a Roark Annunziato, que comparte con Rivera Schatz la amistad con el convicto ex senador Héctor Martínez, sacó por el techo al “guapetón de jaula”, como llamó en una ocasión (2005) el ex legislador penepé Carlos Díaz a Rivera Schatz, quien en ese entonces lo había descrito como “morón” por diferencias políticas.

Enseguida el presidente del Senado -quien ha tenido confrontaciones heavy con personas de su mismo partido, incluido el gobernador Luis Fortuño, a quien llamó en una ocasión “tembleque y traidor”, retomó su estilo de violencia verbal, uno que había suavizado, un poco mordiéndose la lengua durante casi un año, mientras coqueteaba con la ilusión de ser candidato a la gobernación por el PNP.

Pero sólo fue cuestión de tiempo. Tan pronto se dio a conocer que es muy probable que Fortuño anuncie su candidatura a la Gobernación para las elecciones de 2012, “Tommy”, el bravo, volvió a sus andadas.

“Es que la mona, aunque se vista de seda, mona se queda y Rivera Schatz ha intentado limpiar su imagen, pero sigue siendo el mismo irrespetuoso de siempre”, sentenció el activista Pedro Julio Serrano, en referencia al temporero cambio de actitud que tuvo el líder legislativo.

De hecho, Serrano ha encarado en varias ocasiones a Rivera Schatz por sus constantes ataques homofóbicos, unos que asegura se distancian del pensamiento colectivo que tiene el puertorriqueño.

“Thomas Rivera Schatz no nos representa como pueblo con esa homofobia descarada, ese sexismo violento, ese discurso de odio que no representa los valores del puertorriqueño. Nosotros somos un pueblo amoroso, respetuoso, solidario… que cuando tiene que defenderse lo hace con argumentos y con la verdad y no con insultos, censuras o componendas”, agregó el también portavoz de la organización Puerto Rico Para Tod@s.

Otro que le ha salido bravito al presidente del Senado es el senador Eduardo Bhatia.

Y es que los espectáculos de Rivera Schatz llegaron al nivel del betún cuando le dijo “cua cua” a Bhatia porque éste lo increpó por su estilo autoritario pues, en un acto sin precedentes, impidió el acceso del pueblo a los procesos legislativos y prohibió la presencia de las cámaras periodísticas que usualmente cubren allí.

Sin embargo, y para su sorpresa, Bhatia le salió “gallito”, le hizo frente y lo llevó al tribunal. Para el legislador popular personas como Rivera Schatz lo que quieren es “destruir” la Isla y deben ser “rechazados”.

“Por ser tan superficial, Rivera Schatz atrasa a Puerto Rico. Se dedica a destruir los grandes avances que se han conseguido como resultado de enormes luchas para proteger la dignidad del ser humano y el respeto a la prensa y a las instituciones de gobierno. Tristemente, sus propios miedos y odios lo llevan a profesar la intolerancia. Los que aman la democracia tienen que rechazarlo a él”, expresó Bhatia a Primera Hora.

Para otros, Rivera Schatz simplemente necesita ayuda profesional para manejar sus exabruptos y constantes comportamientos violentos.

“Él es una persona que repite un patrón altamente violento. Es una persona destemplada que no puede manejar su coraje y, sinceramente pienso que necesita ser asistido profesionalmente para que aprenda a manejar su coraje y niveles de agresividad, porque Rivera Schatz es tan agresor como cualquiera que se atreve a meterle un pescozón a otro”, opinó, por su parte, el presidente de la junta de la Sección de Puerto Rico de Amnistía Internacional, Osvaldo Burgos.

Es sólo cuestión de tiempo para un nuevo capítulo del Schatzpetón.

Nydia Bauzá contribuyó con esta historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s