Ve el conversatorio mujeres, personas LGBT y la lucha en la UPR…

Si te perdiste el Conversatorio: Mujeres, personas LGBT y la lucha en la UPR que se llevó a cabo  el 28 de marzo en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, aquí lo puedes ver.

María Soledad Dávila del Comité de Representación Estudiantil, José E. García del Comité Contra la Homofobia y el Discrimen junto a este servidor de Puerto Rico Para Tod@s discutimos el rol de las mujeres y las personas LGBT en la lucha estudiantil. Vídeos cortesía de Enrique G. Figueroa Cabrero. Míralos aquí:

Basta ya a la homofobia disfrazada bajo un manto religioso…

El activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano le salió al paso a las declaraciones homofóbicas del Cardenal Luis Aponte Martínez en contra de Ricky Martin. El arzobispo emérito de San Juan dijo que la Iglesia Católica “no rechaza al homosexual (sino) las acciones y conductas que van en contra de la moral, y pretender fomentar la homosexualidad o promiscuidad sexual entre nuestros jóvenes, ciertamente, es inmoral sin importar de donde venga”.

“La homofobia disfrazada en manto religioso y bajo pretexto de que es cobijada bajo la libertad de expresión sigue siendo homofobia – y mata. Basta ya de querer imponer una visión moralista sobre la sexualidad humana. La orientación sexual es una característica innata del ser humano que no se puede cambiar, que no es una conducta, que no es una enfermedad y que mucho menos es sinónimo de promiscuidad como aduce el cardenal Aponte Martínez”, aseveró Serrano.

De hecho, el portavoz de Puerto Rico Para Tod@s invitó a Aponte Martínez a seguir los postulados de la la carta pastoral “Siempre serán nuestros hijos” de los obispos católicos de los Estados Unidos, firmada por el Arzobispo Roberto González Nieves, que indica que la “orientación sexual no es escogida libremente, sino que nace con el ser humano”.

En dicho mensaje pastoral se expresa que el “respeto por la dignidad que Dios concede a todos los seres humanos significa que hay que reconocer los derechos humanos y la enseñanza de la Iglesia expresa muy claramente que los derechos humanos de las personas homosexuales deben ser defendidos y que todos tenemos la obligación de luchar por eliminar cualquier forma de injusticia, opresión o violencia en su contra”.

Serrano concluyó diciendo que “de ser así, la Iglesia Católica tiene que seguir el llamado de su máximo dirigente en la Isla y defender los derechos humanos de las comunidades lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT). El Cardenal debe reiterar el respeto a la dignidad de nosotros como seres humanos y luchar por que se eliminen las injusticias en contra de nosotros, ‘sus hermanos’. Le exhortamos a que sea consecuente en sus declaraciones y acciones y que las futuras manifestaciones de la Iglesia Católica continúen por este sendero de respeto y defensa de los derechos humanos”.

Alejandro cuenta su historia…

En una actividad en el Hostos Community College, llena de amor, pero también cargada con la emoción de ser sobreviviente del acoso escolar o “bullying”, el joven líder abiertamente gay y boricua de pura cepa, Alejandro contó su historia y nos conmovió a tod@s. Su testimonio impactante, su llamado contundente: no más odio, tenemos que construir escuelas y lugares seguros para tod@s. No escribo más, que sea Alejandro el que cuente su historia. He aquí su ponencia:

Buenas tardes, soy Alejandro… soy latino, soy negro, batallando con mi peso, tengo deficit de atención y soy gay. Soy un paraíso para los “bullies” o los acosadores.

El “bullying” o acoso es abuso. Son actos repetidos por un tiempo tratado de imponer por la fuerza el poder de un grupo sobre una persona u otro grupo.

Un día en la escuela para un estudiante que está siendo hostigado es la peor de las pesadillas.

Por muchos años, he sido víctima del odio de algunas personas. Y cuando eres acosado te preguntas: ¿por qué me pasa esto a mi? ¿qué hice para ser el blanco de estos ataques? ¿estaré haciendo algo para merecerme esto? Pero la verdad es que no tienes que hacer nada para ser blanco de estos ataques, que no has hecho nada malo y que no te lo mereces.

Ellos te hostigan porque no caes en la categoría de lo que ellos consideran “normal”. Yo era al que nunca pedían que jugara con ellos, al que los “bullies” llamaban raro, monstruo, retardado, loco, gordo y pato. Me llamaban así porque en vez de rock, hip-hop o reggaetón, escucho jazz. Porque en vez de leer Harry Potter, leía la biografía de don Pedro Albizu Campos o Don Quijote de la Mancha.

Recuerdo a una amiga especial que tenía: escuchábamos música, leíamos libros y hablábamos por horas. Un día la encontré que compartía con los “bullies”… las mismas personas que nos acosaban y nos la ponían difícil. Sólo porque ella me pidió ser su novio y le dije: “no quiero ser tu novio pero seré tu amigo siempre”. Ella me conocía bien, éramos amig@s y usó todo lo que sabía de mi en contra mia.

Un día en la cafetería por no dejar que un “bully” se me colara en la fila, me escupió en la cara. Sus amigos dijeron que yo había empezado el encontronazo, así que me metí en un lío.

Otro día estrené tennis nuevas y los “bullies” me las pisotearon. Los empujé para que me dejaran quieto y me aguantaron entre todos y me pintaron los zapatos. No podí aguantar el llanto, furioso me defendí como puede. Nos enviaron a todos a detención. La principal y el orientador me dijeron que mis reacciones violentas me iban a poner en la cárcel algún día.

Mi mamá fue a la escuela para hablar con la principal y el orientador y radicó una querella en la Policía. También fue a la Junta Educativa y pidió una reunión para exigir que proveyeran un ambiente seguro para mi. Yo estuve en la reunión y tuve que escuchar la explicación de la principal. Ella dijo que estás cosas siempre suceden, le echó la culpa a mi déficit de atención y que tenía mal humor por todo este conflicto. El orientador dijo que el problema era que yo no sabía aceptar un chiste. El llamó a este patrón de abuso: ¡un chiste!

Toda esta situación me fue impactando de muchas maneras. Empecé a sentirme muy triste y solo, no dormía bien, comía mucho y aumenté de peso. También perdí interés en mis actividades favoritas y no me quería levantar en las mañanas.

El último día que estuve allí, había una asamblea en el gimnasio. Cuando me estaba sentando, unos muchachos de secundaria me halaron al medio de la cancha. Traté de soltarme, pero eran cinco. Me bajaron los pantalones y me dejaron en el medio del gimnasio sin pantalones. No sabía qué hacer, pues todos se reían de mí. Me quería morir ahí mismo. Fue el momento más humillante de mi vida. Una maestra y un custodio intervinieron para devolverme los pantalones. Cegado por el coraje y el dolor, fui tras ellos y alcancé a uno, que aunque era más grande que yo, pude desquitarme. Me mandaron a la oficina y a detención por ser violento y atacar a ese estudiante.

Aún ese día, con todas las personas que presenciaron el incidente, la principal no tomó en serio mis alegatos. Ella llamó a mi mamá, quien me recogió y me llevó a la casa. Mami llamó a la Policía otra vez y radicó otra querella. Me abrazó y me besó y me dijo que me apoyaba. Yo lloré muchísimo y me llevó al hospital. Ella salió de la habitación por un momento y decidí que iba a acabar con mi miseria. Traté de suicidarme.

Cuando Mami regresó, empezó a gritar y corrió a la cocina, cogió un cuchillo y cortó la soga. Luego de eso, pasé diez días en una unidad psiquiátrica. Gracias a los profesionales de la salud mental que me ayudaron, junto al amor y el apoyo de mi familia, pude sobreponerme a ese período tan difícil.

Mi mamá me transfirió a otra escuela, donde convoqué a los estudiantes que sufrían de acoso por cualquier razón. Formamos un grupo informal para darnos apoyo mutuamente y exigir un detente a cualquier tipo de “bullying”. ¡Y funcionó! Hemos logrado muchas cosas junt@s.

El mes pasado, el presidente Obama y su esposa Michelle hicieron una cumbre sobre “bullying” y ahora hay una página en internet con información y herramientas para combatirlo. De hecho, hay muchas páginas y proyectos contra el “bullying” en muchas escuelas, pero no es suficiente.

Siento que luchar contra el “bullying” no es la responsabilidad de Obama, su gobierno o de las escuelas nada más. Es mi responsabilidad y es tu responsabilidad. Es responsabilidad de tod@s. Es nuestra responsabilidad el educar y enseñar a nuestros niñ@s y jóvenes con palabras y acciones, con el ejemplo, de que tod@s tenemos que poner de nuestra parte. Tenemos que educar a nuestr@s niñ@s, a nuestr@s herman@s, nuestr@s familiares y amig@s que tod@s somos diferentes, pero tenemos que ser tratad@s iguales. Y tengo algunas palabras que ayudará a empezar en esta lucha: amor, igualdad, respeto, diversidad.

Necesitamos una mejor perspectiva en la vida. No está bien el degradar la dignidad de nadie. El “bullying” tiene serias consecuencias que son duraderas: las heridas mentales y emocionales duran toda una vida. Es tiempo de dejar a un lado la apatía y empezar a importarnos por l@s demás.

Por tod@s l@s niñ@s y jóvenes que han sufrido este acoso y por tod@s quienes han acabado sus vidas porque no encontraron salida, les debemos un mejor futuro. Muchas gracias por su atención, manténganse fuertes y mis bendiciones.

Para ver fotos del evento, ve a Facebook. To read this testimony in English, go here.

Caso de Ponce hace necesaria protección a personas LGBT de la Ley 54…

El activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano exigió, una vez más, que se incluya a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros (LGBT) en la protección de la Ley 54 tras el caso en el que aparentemente una mujer asesinó a su compañera en un incidente de violencia doméstica en Ponce. Ayer, la jueza Luz D. Fraticelli determinó causa para arresto contra Madeline González Torres por la muerte de Gloria E. Hernández Orsini, cuyo cadáver fue encontrado la semana pasada dentro de su vehículo con varias heridas punzantes en el estacionamiento de un centro comercial.

“Este lamentable caso, que pudo haber sido evitado, demuestra crudamente la necesidad de extender la protección de la Ley 54 de violencia doméstica a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros. Nuestras relaciones de pareja no están exentas de la violencia doméstica y se hace necesaria esta protección para salvar vidas. Hacemos un llamado a la Legislatura a que corrijan la inequidad que causó el Tribunal Supremo al dejar fuera a las parejas del mismo sexo de la protección de dicha ley. Es su obligación constitucional de instrumentar la igualdad y proteger a todos por igual”, aseveró Serrano.

El portavoz de Puerto Rico Para Tod@s reiteró su llamado de que “es hora de que el Estado tome acción a favor de las víctimas de violencia domestica más allá de su orientación sexual o identidad de género, pues merecemos las mismas garantías de protección que los heterosexuales tienen. Si quieren proteger a todos, por igual, que incluyan una enmienda para incluir a las personas LGBT que son víctimas de violencia doméstica, tal y como presentó el portavoz de la minoría popular en la Cámara, Héctor Ferrer, en un proyecto de ley la semana pasada”, concluyó Serrano.

La solidaridad es para otro momento…

Ante la controversia sobre las enmiendas a la Ley 54 en las cuales ahora se protegerá a las personas en relaciones adúlteras, pero no a las que estén en parejas del mismo sexo, el comentarista social Alexis Sebastián Méndez escribió en su muro en Facebook: “Aquí todos saben que siempre hablo en favor de la igualdad de derechos con los homosexuales… pero Pedro Julio Serrano debe guardar esta pelea para otro momento y no entorpecer una medida que beneficia a mujeres maltratadas… en fin, ¿cuántos casos vemos de mujeres asesinadas por su pareja varón, versus cuantas tragedias leemos de parejas homosexuales? Que tenga visión social total, y no sólo de su grupo.”

Aquí mi contestación: Tengo que aclarar algunas cosas… es muy “loable” aducir que habla a favor de los derechos de los homosexuales, pero en la misma oración expresa que se debe guardar la pelea para “otro momento” – porque claro, siempre habrá algún otro momento para pedir igualdad, para exigir lo que nos corresponde, porque éste es el momento de las mujeres adúlteras, pero no de las personas LGBT que sufren de violencia doméstica – siempre podemos esperar, claro que sí (nótese el sarcasmo).

Otro punto: en lo absoluto entorpece que exijamos que si se va a enmendar la ley, se incluya a las personas LGBT, sólo toma añadir una oración más – eso no entorpece, sino que salvará vidas.

Ah, otra cosa: si no escuchas de casos de violencia doméstica entre personas del mismo sexo es porque la ley NO nos cobija, no porque NO existan.

Por último: tener visión social total es precisamente lo que hacemos: nos solidarizamos con todas las causas, ¿por qué no puedes hacer lo mismo tú?

Ah, sí… se me olvidaba – es que tu solidaridad es para “otro momento”…

Piden incluir personas LGBT en proyecto sobre Ley 54…

El activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano exigió a la presidenta cameral, Jennifer González, a incluir a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros (LGBT) en el proyecto de ley que se prestan a aprobar mañana en la sesión legislativa para enmendar la Ley 54 de violencia doméstica para que aplique a las relaciones adúlteras.

“Si los legisladores hacen una lectura somera de la Constitución, saben que tienen que hacer cumplir el derecho constitucional a la igual protección de las leyes y eso incluye a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros. Es hora de hacer justicia plena. Si quieren proteger a todos, por igual, que incluyan una enmienda para incluir a las personas LGBT que son víctimas de violencia doméstica, tal y como presentó el portavoz de la minoría popular en la Cámara, Héctor Ferrer, en un proyecto de ley esta misma semana”, aseveró Serrano.

González dijo hoy: “Toda persona víctima de maltrato y de violencia doméstica en Puerto Rico debe sentirse que tiene derecho a aspirar a una vida de paz y respeto, a reclamar la protección del Estado irrespectivamente de si es casada, soltera, separada, divorciada o viuda, libre de prejuicios sociales relacionados a la relación de pareja que sostenga, sea esta de matrimonio, concubinato, queridato o de relación consensual íntima casual e irrespectivamente de si procrean hijos e hijas”.

“Si la presidenta cameral verdaderamente cree en las palabras que dijo acerca de que toda persona debe ser protegida por la Ley 54, entonces tiene que incluirse a las personas LGBT en dicha medida. Cualquier proyecto que no nos incluya, lo que hace es perpetuar la desigualdad, la discriminación y la complicidad del Estado en aceptar la violencia contra un sector de nuestra sociedad. Es hora de que el Estado tome acción a favor de las víctimas de violencia domestica más allá de su orientación sexual o identidad de género, pues merecemos las mismas garantías de protección que los heterosexuales tienen. Si se quiere hacer justicia, que se haga justicia plena”, concluyó Serrano.

Mi nueva verdad…

Hoy quiero compartir algo que ya no logro contener. Es con gran regocijo, tras meses de reflexión y de seguir a los dictados de mi corazón, que les anuncio que ya no soy gay y ahora soy heterosexual.

Sé que hay mucha gente que no me creerá, pero esta es mi nueva verdad y como siempre, quiero compartirla con mi gente.

Eso no significa que no seguiré defendiendo los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros (LGBT). Ahora lucharé desde otra perspectiva, como un aliado heterosexual, pues creo en la igualdad.

Bueno, si aún estás leyendo esto, puedes enterarte de que se trata de una broma del Día de los Inocentes (April Fools’ Day). Mi verdad – mi única verdad – es que soy gay, seguiré siendo gay y si vuelvo a nacer, quiero ser gay…

¿Se asustaron, no? jajaja ¡Feliz Día de los Inocentes!