Maripily no prosperaría en una demanda contra Alomar…

Por Russell Rúa | MiTV

Luego de defender a capa y espada al pelotero Roberto Alomar -antes de casarse con él- de las acusaciones de su ex novia Ilya Dall en el sentido de que era portador del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la modelo Maripily hizo exactamente lo mismo a través de una contrademanda de divorcio sometida el pasado 5 de octubre en el estado de la Florida.

La noticia, dada a conocer por el titiritero Kobbo Santarrosa a través de su personaje de “La Comay” en el espacio “SúperXclusivo” (Wapa), fue sorpresiva, no por las acusaciones hechas hacia el pelotero, sino porque la también empresaria afirma en la reconvención que el deportista le escondió su condición de salud y le dijo, a sabiendas de que mentía, que se había realizado los exámenes médicos pertinentes y habían arrojado resultados negativos.

Además, que vino a enterarse del supuesto padecimiento de Alomar luego del matrimonio al encontrar en la residencia conyugal unos medicamentos para tratar el virus, por lo que alega profundas angustias mentales en el pasado, presente y futuro. Esto, debido a la alegada exposición que tuvo mientras mantenía relaciones sexuales con su pareja sin la utilización de profilácticos, tanto antes como durante el matrimonio.

En el documento, María del Pilar Rivera, su nombre de pila, afirma que por el momento las pruebas revelan que no ha sido contagiada, pero que, considerando que el VIH toma un tiempo en reflejarse en los exámenes, tendrá que someterse a más gastos médicos en el futuro para confirmar su estado de salud.

Sin embargo, las fuentes científicas apuntan a que el período que tarda el virus en aparecer en las pruebas médicas no sobrepasa los seis meses desde el momento del contagio.

Ciertamente, resulta poco creíble que Maripily ni siquiera sospechara de la posibilidad de que su futuro esposo estuviera infectado con el VIH, cuando la demanda sometida por Ilya Dall, que luego fue retirada por un acuerdo extrajudicial, acaparó todos los medios noticiosos y hasta la merenguera y animadora Gisselle, ex novia del pelotero, mostró públicamente los resultados de un examen de laboratorio que certificaba que no era portadora del virus que provoca el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, mejor conocido como sida.

De hecho, la acción de la cantante hizo que Maripily despotricara en su contra, lo que provocó que la artista demandara a la pareja por difamación. El proceso judicial continúa activo.

¿Podría Maripily obtener un resarcimiento por daños y perjuicios cuando, contrario a lo que afirma en la contrademanda, sí debía saber de la alegada infección de Roberto Alomar y hasta se enfrascó en una discusión pública al respecto?

En busca de una opinión profesional jurídica ajena por completo a la modelo y el pelotero, MiTV contactó a la licenciada Marilú Otero, quien opina que Maripily fracasaría si intenta obtener indemnización económica por la vía judicial.

“De Maripily presentar una demanda de daños y perjuicios contra Alomar por alegadamente haberla expuesto al VIH, en mi opinión no prosperaría. Partiendo de la premisa de que lo alegado por ella sea cierto en relación a que Alomar es positivo al virus de inmunodeficiencia humana, la defensa a presentar por el pelotero, debería ser que Maripily asumió el riesgo. La asunción de riesgo es una defensa afirmativa que puede levantar una persona que ha sido demandada por daños y perjuicios. Esta norma consiste en que un o una demandante, expresa o implícitamente, consiente a exponerse a sufrir daños como consecuencia de un riesgo en específico creado por el demandado. Es decir, para probar que la demandante asumió el riesgo se debe probar en primer lugar que ella reconoció el riesgo, y en segundo lugar, que lo asumió voluntariamente”, explicó la jurista abordada por MiTV.

En cuanto a la saga de este drama de la vida real, manifestó que “las actuaciones de Maripily reseñadas en la prensa desde antes de casarse con el pelotero indican que ella asumió dicho riesgo”. (“A base de lo expuesto públicamente y las demandas incoadas por las ex-parejas de Alomar así lo comprueban. Previo al matrimonio, Maripily tenía conocimiento de que se estaba alegando que Alomar era VIH positivo… por lo tanto, al sostener relaciones sexuales con él, previo y durante el matrimonio, consintió a estar expuesta a ese alegado daño”, recalcó).

La letrada también es de la opinión de que Maripily actuó de forma negligente.

“Su argumento en relación a que él le mintió, a mi entender tampoco se sostendría. Más aún, lo que indicaría es que ella fue negligente. Ella, voluntariamente y conscientemente, decidió tener relaciones sexuales con una persona que públicamente se ha demostrado que ha tenido varias parejas, y que se ha acostado con ellas, y que una de esas parejas alegó que él es VIH positivo y lo demandó por exponerla al virus, y que luego, transigieron el pleito de forma confidencial. En consecuencia, es mi opinión que Maripily, de haber sufrido algún daño, el mismo fue auto infligido. Ella asumió el riesgo. Por lo tanto, quedaría impedida de recobrar por esos alegados daños”, remató.

Por último, Otero también despachó el argumento de que Maripily tendría que incurrir en gastos adicionales para corroborar su estado de salud, pues “las pruebas médicas de VIH se realizan de forma gratuita en muchísimos centros de salud tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos, así que ese daño que ella alega es inexistente”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s