De anécdotas y esperanzas…

En este último viaje que di a Puerto Rico, sentí que mi esperanza de que Puerto Rico sea para tod@s se va convirtiendo — a paso firme — en una hermosa y poderosa realidad. Varias anécdotas que viví en la lucha por la igualdad y la inclusión de las comunidades lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT) reafirman mi sentir, reafirman mi esperanza.

En primera instancia, la extraordinaria recepción y apoyo a la participación de la comparsa en contra de los crímenes de odio — en el Carnaval de Vega Alta y en el Carnaval Mabó — demostraron que nuestro pueblo está mucho más solidario de lo que algun@s nos quieren hacer ver. Sus aplausos, gestos de solidaridad, abrazos y obsequios demuestran que hemos cosechado en terreno fértil y nuestra lucha está dando resultados.

En la UPR de Cayey, una audiencia solidaria y comprometida con el respeto a la diversidad — le dió una merecida ovación de pie a Angel Rodríguez, un joven gay que ganó una competencia de canto en su universidad, pero que su victoria fue empañada por vari@s homofóbic@s que trataron de restarle gloria al gritarle “pato” al momento de su triunfo. En el foro contra los crímenes de odio en Cayey, pedí un aplauso — que se convirtió en ovación de pie — para Angel para demostrar que habemos much@s que creemos en el respeto a la diversidad. Sin saberlo, Angel estaba allí y me confundí en un abrazo con él y le mostré a todo un público de pie que reconocía su gesta, su valentía y su integridad ante un momento tan difícil. Ese aplauso sonoro me dió esperanzas de que ante el odio, resurge la solidaridad y el amor.

Finalmente, siempre he creído que la educación es uno de los instrumentos más valiosos para contrarrestar los prejuicios que no nacen con el ser humano pero que son enseñados por aquell@s llamad@s a promover el respeto a la diversidad. Ya casi al final de mi viaje, pude sentirme profundamente honrado de que Gabriella — una estudiante de la Episcopal Cathedral School — escogiera una de mis ponencias ante la Legislatura para competir en Oratoria. No tan sólo pude observar a Gabriella en su presentación de mi ponencia en contra del Artículo 103 de sodomía, sino que pude dar mis consejos a l@s demás estudiantes de este extraordinario equipo para su competencia que se acerca pronto. La solidaridad de l@s estudiantes, sus maestr@s, mentores, amig@s, padres y madres fue extraordinaria. Así se hace patria — cuando educamos para la equidad y el respeto a la dignidad humana.

En fin, ante tanta solidaridad, tanto amor y tanto respeto que directamente pude vivir en este viaje, siento que un nuevo Puerto Rico está naciendo. Desde el amor profesado por la viejita que en medio del expreso me pedía que bajara mi ventana para gritarme: “te amo” hasta l@s much@s cristian@s que se acercan para expresarme que hay cristian@s de verdad que respetan la diversidad y se alejan de las posturas intolerantes de algun@s líderes religios@s. Desde las señoras que se me acercaron a la salida del tribunal de Caguas — luego de la vista de procesabilidad de Casper — interrrumpiendo una entrevista radial en vivo para expresarnos su apoyo, amor y solidaridad hasta el gruero que me ofreció servicios gratuitos de por vida, pues ya está bueno del discrimen. Desde la madre de un hijo gay que expresaba que gracias a esta lucha, pudo aceptar y amar en su totalidad a su hijo hasta la joven lesbiana que en el avión me pasó una nota para expresarme el orgullo de su identidad y la esperanza de que seamos tratad@s iguales. Desde la mesera que sólo me cobró $8 para una cena de 20 personas en solidaridad por nuestro trabajo hasta la persona sin hogar que me indicó con lágrimas en los ojos que él es de los mí@s y que siguiera pa’lante, luchando porque lográramos la igualdad.

Y es que sin lugar a dudas, este viaje cristalizó ante mis ojos, algo que había comenzado a observar y sentir durante los pasados meses: que Puerto Rico finalmente está reconociendo que la homofobia es un mal social que tenemos que combatir, que tenemos que respetar la diversidad y acoger a todas las personas, que las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros somos seres humanos — sus herman@s, sus amig@s, sus familiares y vecin@s. Es hora de la cosecha de un fruto de muchos años de lucha y perseverancia. Pero también es hora de seguir sembrando para que el respeto a la diversidad sea la norma, que la dignidad de cada ser humano sea reafirmada en cada momento y que Puerto Rico finalmente sea para tod@s…

2 thoughts on “De anécdotas y esperanzas…

  1. OTRA ANECDOTA: Transformistas del Oeste diciendo PRESENTE
    Pude hablar contigo Pedro y disfrutar de nuevos conocimientos en el tema LGBTT. LA PASAMOS MUY BIEN PEDRO JULIO y Los Artistas TRANSFORMISTAS LGBTT del OESTE que Dijimos PRESENTE al llamado del COLOQUIO DEL OTRO LAO en el RUM.
    OTRA ANECDOTA DE LAS MUCHAS MUESTRAS DE APOYO QUE TE DIMOS EN ESTE VIAJE CORAZON.🙂

  2. Mi querido Pedro Julio cada vez que habres la boca lo que habres es el corazón. Naciste con un don que pocos poseen. Que dicha de tenerte como un gran amigo pero un amigo especial. Te quiero con el alma. Mis besos para Coqui

    IMPRESIONANTE eres unico! Puerto Rico te reclama.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s