Ahora más que nunca…

endi_logoAhora más que nunca
Pedro Julio Serrano
Voces | El Nuevo Día
16 de octubre de 2009

Sé que Puerto Rico está en crisis y algunos tal vez dirán que éste no es el momento. Pero analizando la situación actual, se hace evidente de que éste precisamente es el momento de acabar con la inequidad que sufrimos las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros (LGBT).

Véamos: la gran mayoría de las personas LGBT son trabajadoras y asalariadas, a pesar de que tal vez tengan menos visibilidad precisamente por tener menos recursos, o porque aún carecen de protecciones legales en el empleo. Estas personas están doblemente oprimidas: explotadas como trabajadores y trabajadoras, marginadas como personas LGBT y peor aún, sin la igualdad de derechos y protecciones que pudieran darle al menos una oportunidad equitativa en momentos de crisis como éste.

Para echarle sal a la herida — todavía en Puerto Rico — las personas LGBT pueden ser despedidas de sus empleos por su orientación sexual o identidad de género. A la hora de buscar empleo, muchas personas LGBT pueden ser discriminadas y casi nada se puede hacer, pues no hay protecciones legales.

Si a esto se le suma que no tenemos protecciones a nuestras relaciones — sin uniones de hecho ni matrimonio — una pareja del mismo sexo que sea despedida queda desprovista de su sustento, sin plan médico y prácticamente en la calle.

Martin Luther King Jr. decía que “una injusticia en algún lugar es una amenaza a la justicia en todos los lugares”. La Legislatura tiene la obligación constitucional de instrumentar la igualdad. Como si fuera poco, tiene la obligación programática de erradicar el discrimen por orientación sexual e identidad de género, pues los cuatro partidos políticos así lo prometieron en la pasada campaña eleccionaria.

Así que ahora es el momento de actuar, de cumplir con sus promesas y con sus obligaciones. Es momento de pasar el Proyecto de la Cámara 1725 y darles protecciones a las personas LGBT para que al menos estemos a la par con nuestros hermanos heterosexuales.

La discriminación por orientación sexual o identidad de género no tiene cabida en nuestro País, atenta contra nuestros valores, es una afrenta a la igualdad que nos promete la Constitución, destruye nuestra dignidad colectiva, va en contra de nuestra idiosincrasia y lacera la fibra moral de nuestro pueblo.

Es hora de actuar. Sin lugar a dudas, éste es el momento. Ahora más que nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s