La lucha continúa…

Hace diez años abandoné mi cotidianidad para emprender una lucha, junto a much@s puertorriqueñ@s comprometid@s con la justicia, en favor de los derechos humanos de las personas lesbianas, gay, bisexuales y transgéneros (LGBT). Durante esta década, he aprendido mucho, pero la lección más valiosa es que la lucha continúa.

No puedo negar que en estos días, siento una frustración profunda al ver como politiquer@s del peor tipo como Jorge de Castro Font y Lucy Arce utilizan nuestras vidas para un ínfimo beneficio político en sus casi difuntas carreras legislativas. Siento una decepción enorme al ver como otr@s polític@s que deberían defender nuestra dignidad, se esconden y no dan la cara por nosotr@s. Sobre est@s polític@s de poco calibre, sólo me queda recordarles que la historia se encargara de ell@s y cuando miremos hacia atrás, sabremos quienes estuvieron en el lado correcto de la historia… y ést@s, por supuesto, que no lo estarán.

Pero lo más esperanzador es que siento una enorme satisfacción al ver como jóvenes, tanto straight como LGBT, deciden responsabilizarse por nuestro presente y por el Puerto Rico que quieren heredar. Siento una grandiosa admiración por aquell@s que desde cualquier trinchera, han aportado en esta lucha por la igualdad. Siento gratitud por l@s poc@s políticos, como María de Lourdes Santiago, Eudaldo Báez Galib y Albita Rivera, que han entendido que Puerto Rico somos tod@s.

Durante esta década en que he estado luchando, hemos tenido grandes victorias, como una cobertura mediática objetiva sin precedentes; la Ley de Crímenes de Odio; la Universidad de Puerto Rico se convirtió en el primer patrono del Estado en otorgar beneficios a sus emplead@s lesbianas, gay y bisexuales; la derogación del Artículo 103 de sodomía; y una mayor conciencia de nuestras comunidades LGBT. Además, en estos últimos meses, Puerto Rico se ha beneficiado de una profunda discusión acerca de la realidad en que vivimos las personas LGBT.

Sin lugar a dudas, nos queda muchísimo camino por recorrer, pues hace unas semanas, tuve que regresar al mismo lugar donde comencé mi vida pública para combatir el mismo intento por negarnos a las parejas del mismo sexo nuestra igualdad en el derecho al matrimonio. Sí, la lucha continúa.

Hemos tenido grandes victorias en este peregrinar hacia la justicia, pero aún nos queda tanto, mayormente porque hemos encontrado grave oposición al reconocimiento de nuestra humanidad. Lo extraordinario de esta lucha es que aún con el oportunismo político de algun@s, aún con la intolerancia religiosa, aún con la homofobia descarada que permea en nuestra sociedad, las personas LGBT continuamos viviendo, amando, soñando, luchando – efectivamente requeteprobando nuestra humanidad. Contra viento y marea, contra todo lo que se nos tira en contra, estamos aquí y no nos vamos… que quede claro, porque la lucha continúa, hasta que Puerto Rico sea para tod@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s