Gracias, pero no, gracias…


Gracias, pero no, gracias

Pedro Julio Serrano
Activista de Derechos Humanos

El Nuevo Dia
Columnas
20 de abril de 2007

Aunque agradezco el tardío reconocimiento por parte del arzobispo de San Juan, monseñor Roberto González, de la existencia de un patente discrimen contra las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros, su propuesta de las uniones compartidas no es necesaria pues limitaría aún más los limitados derechos que otorgarían las uniones de hecho contenidas en el propuesto Código Civil.

Gracias, pero no gracias. Que no se confunda nadie, el tiempo se le pasó al arzobispo. No le corresponde a él, mucho menos a la Iglesia, tratar de imponer un estatuto aún más desigual y confuso para tratar de limitar aún más los limitados derechos que ofrecen las uniones de hecho. Le invitamos a que regrese a su púlpito y que permita que los hacedores de leyes en nuestra Isla legislen conforme a derecho. Es esperanzador que la Iglesia al fin reconozca que la dignidad del ser humano es inviolable y que la Iglesia está atenida al rigor de la separación de Iglesia y Estado, y no viceversa como se ha querido imponer en el pasado en estos asuntos.

Tenemos serias reservas con la propuesta del arzobispo por ser confusa, por no estar estructurada y por tener un efecto de privarnos soslayadamente más aún de los derechos que nos merecemos. La propuesta de la Iglesia Católica busca callarnos la boca con migajas, promoviendo aún más nuestro vejamen, desde la negación pura de
nuestra existencia como parejas cuando dice que nos podrían aplicar las uniones compartidas al igual que dos hermanas que viven juntas.

Su propuesta se agradece, pero no se necesita, pues ante la inclusión de las uniones de hecho en el borrador del Código Civil, resultan inoportunas, pues: ¿a qué se debe que no se pronunciara antes? ¿Por qué hoy se conoce como injusticia, desigual y discriminatorio aquello que ha sido tolerado como justo a través de toda la historia?

No podemos permitir que habiéndosele despojado el manto religioso a nuestra Casa de las Leyes, se lo volvamos a poner, pues se estaría perdiendo la esencia para la cual fue creada dicha institución. Lo fue y lo será para legislar y para buscar todas las maneras posibles en que, como constituyentes y contribuyentes, podamos encontrar ese espacio de justicia y de igualdad que nos corresponde.

Comunicado: Gracias, pero no gracias al Arzobispo…


COMUNICADO DE PRENSA
Contacto: Pedro Julio Serrano
Teléfono: 787.602.5954

“Gracias, pero no gracias al Arzobispo”

19 de abril de 2007 – El activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano expresó hoy que aunque agradece el tardío reconocimiento por parte del Arzobispo de San Juan, Monseñor Roberto González, de la existencia de un patente discrimen contra las personas lesbianas, gay, bisexuales y transgéneros, su propuesta no es necesaria pues limitaría aún más los limitados derechos que otorgan las uniones de hecho contenidas en el propuesto Código Civil. “Gracias, pero no gracias. Que no se confunda nadie, el tiempo se le pasó al Arzobispo. No le corresponde a él, mucho menos a la Iglesia tratar de imponer un estatuto aún más desigual y confuso para tratar de limitar aún más los limitados derechos que ofrecen las uniones de hecho. Le invitamos a que regrese a su púlpito y que permita que los hacedores de leyes en nuestra Isla legislen conforme a derecho”, señaló Serrano.

El presidente de Puerto Rico Para Tod@s expresó que “es bueno que la iglesia al fin reconoce que la dignidad del ser humano es inviolable y que la Iglesia esta atenida al rigor de la separación de iglesia y estado y no viceversa como se ha querido imponer en el pasado en estos asuntos. Tenemos serias reservas con la propuesta del Arzobispo por ser confusa, por no estar estructurada y la misma tiene un efecto de privarnos soslayadamente más aún de los derechos que nos merecemos. La propuesta de la Iglesia Católica busca callarnos la boca con migajas, promoviendo aún más nuestro vejamen, desde la negación pura de nuestra existencia como parejas cuando dice que nos podrían aplicar las uniones compartidas al igual que dos hermanas que viven juntas”, aseveró el líder comunitario.

“Dichas expresiones, si bien se les agradecen, no se necesitan, pues ante la controversia levantada por las uniones de hecho y su inclusión en el borrador del Código Civil, resultan inoportunas, pues: ¿A qué se debe que no se pronunciaran antes? ¿Por qué hoy se conoce como injusticia, desigual y discriminatorio aquello que ha sido tolerado como justo a través de toda la historia? ¿Qué rol protagónico pretende el Arzobispo con esto? No podemos permitir que habiéndosele despojado el manto religioso a nuestra Casa de las Leyes, se lo volvamos a poner, pues se estaría perdiendo la esencia de por lo cual fue creada dicha institución. Lo fue y lo será para legislar y para buscar todas las maneras posibles en que cómo constituyentes y contribuyentes podamos encontrar ese espacio justo y de igualdad que nos corresponde”, finalizó Serrano.

Haciendo historia…


Para leer este blog en inglés, ve al OutSpoken Blog del Task Force.

No hay mejor sentimiento que sentir que estás haciendo historia.

La semana pasada, mi novio Steven y yo sentimos en lo más profundo de nuestros seres lo que es hacer historia. Acudimos al Capitolio de Puerto Rico para testificar ante la Comisión Revisora del Código Civil, cuya revisión incluye uniones de hecho para parejas heterosexuales y del mismo sexo, así como permite el cambio en el encasillado de sexo en el certificado de nacimiento de una persona trangénero.

En lo que ha sido catalogado por la prensa como un “conmovedor testimonio”, le exigí a la comisión que apoyara el derecho a las parejas del mismo sexo a casarse legalmente, y le pedí que permitieran a las personas que viven en géneros que no fueron asignados a ell@s al nacer que puedan cambiar el encasillado de sexo en sus certificados de nacimiento, sin que tengan que recurrir a un costoso, peligroso y doloroso proceso quirúrgico.

En la vista del 11 de abril, bese a mi compañero Steven Toledo, como siempre hacemos dondequiera que estemos. Este beso ha sido catalogado como “el beso más famoso en la historia de Puerto Rico” por miembros de la prensa y analistas políticos. Estando en el Capitolio, la gente se sorprendió de conocer que una pareja gay se había besado al principio y al final de una vista legislativa. Para nosotros, fue sólo una muestra más del amor incondicional que sentimos, para muchos fue la personificación de la dignidad de las personas lesbianas, gay, bisexuales y transgéneros (LGBT).

Ciertamente no fuimos l@s primer@s en besarnos frente a las cámaras, pero fuimos los primer@s en aparecer en la portada de uno de los principales rotativos del país y de ser reseñados por todos los medios de comunicación de Puerto Rico. Para nosotros, un beso es sólo un beso. Para la sociedad puertorriqueña, se convirtió en el símbolo de nuestra lucha por la justicia.

Este beso “histórico” logró extensa cobertura mediática en Puerto Rico y a través del mundo porque cristalizó nuestras demandas no sólo por derechos iguales, pero también por la justicia. Exigimos que nuestro amor sea legalizado, pero también que logremos el respeto de cada ciudadano del mundo. Luchamos por alcanzar, lo que el Director Ejecutivo del Task Force Matt Foreman afirma, “la igualdad ante la ley, que es nuestro piso, pero… una América transformada, que es nuestro techo”.

En el día de hoy, el Arzobispo Católico de San Juan, Monseñor Roberto González, testificó ante la misma comisión que depusimos la semana pasada, abogando por las uniones compartidas para parejas heterosexuales y del mismo sexo. Este giro histórico e inesperado por la máxima autoridad de la Iglesia Católica demuestra que la igualdad ante la ley es inevitable. Parece ser que la Iglesia Católica, al menos en Puerto Rico, ha aprendido su lección y quiere estar en el lado correcto de la historia en esta ocasión.

Sin lugar a dudas, Puerto Rico está en el umbral de hacer historia. Con un beso, nuestras comunidades LGBT puertorriqueñas se colocaron en la vía de lograr la igualdad ante la ley y la justicia para tod@s. Podemos ver en el horizonte como Puerto Rico no continuará siendo sólo para algun@s, sino que podemos ver claramente que Puerto Rico será para tod@s.

Y eso es hacer historia, justo delante de nuestros propios ojos.

Lee parte de la cobertura mediática en Español y en Inglés.

Lee la ponencia en Español y en Inglés.

No tengo pico ni plumas…


No tengo pico ni plumas

Pedro Julio Serrano
Activista de Derechos Humanos

El Nuevo Dia
Columnas
12 de abril de 2007

Como todas las madrugadas, me acerqué a mi computadora y a las 12 de la medianoche empecé a leer la edición de El Nuevo Día. De momento quedé frío, leí el título de una de las columnas y automáticamente me acerqué a un espejo y no encontré un pico en mi cara, tampoco alas, mucho menos una cola y por supuesto que ninguna pluma. Inmediatamente recordé lo doloroso que es escuchar y sentir cuando se utiliza el peyorativo de “pato” para degradar a la gente gay, tratar de humillarnos, deshumanizarnos.

Todavía hay noches en que me despierto sudando y gritando por las pesadillas que me recuerdan aquellos hombres armados que me gritaron “canto de pato, te vamos a limpiar el pico”, momentos en los cuales estuve cerca de ser asesinado. Me refugio en los brazos de mi compañero, Steven, pero la imborrable huella de la intolerancia, el odio y la homofobia perdura en lo más profundo de mi ser.

Soy afortunado, tengo un compañero al que amo y me ama incondicionalmente, una familia que no tan sólo me acepta, sino que se ha unido a mi lucha por la igualdad, y amigos extraordinarios que enriquecen mi caminar.

Pero ¿y qué de aquéllos niños que no entienden por qué le llaman ‘pato’, por qué no los dejan jugar con los demás nenes, que sufren humillaciones y a veces hasta violencia porque no se conforman al estereotipo de lo que un niño ‘debe ser’?

Hay jóvenes que se suicidan sólo por el hecho de que fueron llamados “patos”. Y según estadísticas gubernamentales, se estima que la comunidad gay es entre un cinco a un diez porciento de la población, pero constituimos el 40 porciento de los jóvenes deambulantes, precisamente porque su familia no quería un “pato” en la casa.

Hasta que en Puerto Rico no se reconozca que la homofobia es un mal social, que en los medios no se puede seguir utilizando esta palabra livianamente como si no afectara a seres humanos. Hasta que los fundamentalistas no sigan enriqueciendo sus arcas a costa de la homofobia y la intolerancia, hasta que no ocurra un crimen de odio más, que a mi no me llamen “pato”.

No tengo pico, no tengo plumas. Soy un ser humano.

Amor gay sacude al Capitolio: Beso público en busca de legalidad

Un beso en la boca entre Pedro Julio Serrano y su compañero, Steven Toledo, marcó el inicio de las vistas públicas sobre el Código Civil. (Primera Hora / Andre Kang )

Fuera del clóset el pedido de igualdad

jueves, 12 de abril de 2007
Antonio R. Gómez / Primera Hora

Reclamo con un beso.

Las vistas públicas sobre el Libro de Familia del Código Civil se reanudaron ayer con contundentes reclamos de igualdad y justicia para todos los puertorriqueños, independientemente de su condición social y preferencia sexual.

El portavoz de la organización Puerto Rico para Tod@s, Pedro Julio Serrano; la directora de la Escuela Graduada de Trabajo Social de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Norma Rodríguez, y el profesor y director de una sección de la Clínica de Asistencia Legal de la Escuela de Derecho de la UPR, Ricardo Alfonso García, coincidieron en la obligación constitucional que tiene la Asamblea Legislativa de reconocer a los homosexuales los mismos derechos que se les reconocen a los demás puertorriqueños.

Serrano arribó a la audiencia a eso de las 10:00 de la mañana junto con su compañero, Steven Toledo. Y así permanecieron el resto de la jornada: juntos y cariñosos entre sí.

Esperaron su turno de hablar alrededor de media hora, hasta que llegó el senador Jorge de Castro Font, primo de Serrano y quien lidera el proceso de vistas públicas. Fue un encuentro amistoso. De Castro y Serrano, que defienden ideas diametralmente opuestas, se abrazaron antes de abrirse los trabajos.

Poco después de este encuentro, Serrano y Toledo se dieron un beso en la boca.

Luego, se sentaron en la mesa, otra vez juntos. Serrano tomaba las manos de Toledo y las besó en varias ocasiones. Otro beso en la boca marcó el inicio de la deposición del activista de los derechos de los homosexuales.

A lo largo de su presentación, Serrano recalcó que los legisladores deben reconocer los derechos de las minorías “aun si ese reconocimiento fuera impopular”. Exigió que “se nos otorguen los mismos derechos iguales bajo las mismas garantías que ofrece nuestra Constitución”.

Advirtió que “será un ejercicio fútil e inconstitucional el que se baje a consideración de esta Asamblea Legislativa un Código Civil que discrimine por orientación sexual e identidad de género”.

Reconoció que el Libro de la Familia del Código Civil constituye un paso de avance para la sociedad puertorriqueña, pero advirtió que se queda corto en el reconocimiento de derechos a la comunidad que representa.

Apoyó con reservas la propuesta para crear uniones de hecho, pues no equivalen a la igualdad del matrimonio. “Las uniones de hecho no nos otorgan la igualdad plena de derechos a las parejas gay y lésbicas. Si fuera lo mismo, no estaríamos abogando por la inclusión de las parejas gay en el derecho del matrimonio…”, argumentó.

“Nosotros somos tan humanos como lo son ustedes; somos tan dignos como lo son ustedes; somos tan ciudadanos como lo son ustedes; somos tan iguales como lo son ustedes; somos tan puertorriqueños como lo son ustedes. Señores legisladores y señoras legisladoras, hagan lo justo, hagan lo correcto: hagan valer la igualdad ante la ley de todos los seres humanos. Todos somos todos”, reclamó.

El profesor Alfonso advirtió a los legisladores que deben ser “en extremo cuidadosas y cuidadosos en no legislar y promulgar una nueva fuente de discrimen”. Afirmó que la prohibición de matrimonio entre personas del mismo sexo “no promueve ningún interés apremiante del Estado y, por lo tanto, es inconstitucional en tanto viola el debido proceso de ley sustantivo, la igual protección de las leyes, y la protección contra los ataques abusivos a la dignidad y a la vida privada y familiar”.

Rodríguez, en tanto, favoreció la definición amplia de familia que reconoce el borrador, los derechos que otorga a las uniones de hecho, y reclamó también respeto a los derechos de las parejas homosexuales.


Jorge de Castro y Pedro Julio Serrano, quienes son primos, se abrazaron antes de que comenzaran los trabajos legislativos. (Primera Hora / Andre Kang )

Código será constitucional

jueves, 12 de abril de 2007
Antonio R. Gómez / Primera Hora

Va el Código y será “constitucional”.

Puerto Rico tendrá un nuevo Código Civil y cumplirá con las garantías constitucionales que se reconocen en el país, aseguró ayer el copresidente de la Comisión Conjunta para la Revisión y Reforma del Código, Jorge de Castro Font.

El senador estadista “aclaró” ayer expresiones que hizo anteriormente y que ahora dice que fueron malinterpretadas, como que no se aprobaría la propuesta si era inconstitucional.

“Están entendiendo mal y lo quiero aclarar aquí. Yo no estoy utilizando un subterfugio o estrategia, un tecnicismo legislativo parlamentario, para parar una revisión. Yo lo que estoy diciendo es que si es inconstitucional, lo vamos a hacer constitucional”, expresó De Castro.

Fue más lejos y afirmó que “por encima de cualquier tendencia, por encima de cualquier apreciación personal de cualquier miembro de la Asamblea Legislativa, tiene que estar el respeto a nuestra Constitución. Es lo que rige a nuestra Asamblea Legislativa y a nuestra sociedad”.

De Castro hizo las expresiones durante la audiencia que celebró ayer la Comisión y en la que varios deponentes advirtieron que discriminar contra sectores de la población por ser minoritarios o por sus preferencias sexuales constituye una clara violación a la Constitución de Puerto Rico.

Durante las ponencias se recordaron las advertencias que en su momento hicieron la presidenta de Colegio de Abogados, Celina Romany, y el secretario de Justicia, Roberto Sánchez Ramos, sobre los posibles retos constitucionales que enfrentaría la legislación propuesta.

“Aquí el secretario de Justicia y la presidenta del Colegio de Abogados han expresado públicamente que el actual Código Civil es inconstitucional y quería dejar claramente establecido que de las comunicaciones que he tenido con la Comisión y con los asesores, si se prueba en esta Comisión que sí es inconstitucional, lo vamos a hacer constitucional, pase lo que pase y sea lo que sea”, declaró De Castro.

Pedro Julio Serrano, a la derecha, acudió a la audiencia sobre la revisión del Código Civil junto a su novio, Steven Toledo

Serrano: “La igualdad es un hecho inevitable”

El activista acaparó la atención en el Capitolio cuando depuso a favor de los derechos de los gays

Por Israel Rodríguez Sánchez
El Nuevo Dia

Los legisladores parecían petrificados ayer en sus sillas con la ponencia del activista de derechos humanos, Pedro Julio Serrano, en defensa de la igualdad de los homosexuales ante la ley, durante las vistas públicas sobre la revisión del Código Civil.

Serrano conmovió a legisladores y asistentes a la audiencia cuando llamó por sus nombres a las parejas de homosexuales en la vista; y acto seguido, dijo: “Nosotros somos tan humanos como lo son ustedes. Somos tan dignos como lo son ustedes. Somos tan ciudadanos como lo son ustedes. Somos tan iguales como lo son ustedes. Somos tan puertorriqueños como lo son ustedes. Señores legisladores, señoras legisladoras, hagan lo justo, hagan lo correcto: hagan valer la igualdad ante la ley de todos los seres humanos. Todos somos todos”.

“Las personas lesbianas, gay, bisexuales y transgénero, le decimos con una sola voz: devuélvanos el respeto, reconozcan nuestros derechos, restauren nuestra dignidad, afirmen nuestra identidad, restituyan nuestra libertad” — Pedro Julio Serrano
activista

Otras dos entidades ponentes en la vista de ayer, la Escuela Graduada de Trabajo Social de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y la Clínica de Asistencia Legal de la Escuela de Derecho de esa institución, apoyaron los cambios al Código Civil que garantizan derechos a los homosexuales.

Por el contrario, el padre Carlos Pérez, de la parroquia Santa Rosa de Lima, respaldó la posición de la Iglesia Católica en contra de la revisión del Código Civil. Expresó que los legisladores que se hacen llamar católicos tienen la obligación de defender los valores de la Iglesia.

No obstante, fue Serrano quien más atención tuvo. Desde el inicio de su ponencia, confesó que enfrenta una difícil situación de salud en estos momentos que pudiera requerir su hospitalización inmediata debido a su condición de VIH. Serrano lloró cuando leyó un mensaje de su madre, la administradora de la Cámara de Representantes, Alicia Burgos, en la que le dijo que apoya sus luchas por los derechos de los gays.

Burgos, quien es empleada de confianza del presidente de la Cámara, José Aponte Hernández, no asistió porque también se encuentra quebrantada de salud. Luego de leer el mensaje que le envió su progenitora por correo electrónico, Serrano sorprendió a los legisladores al besar en los labios a quien ha sido su novio por los pasados diez meses, Steven Toledo.

El activista también estuvo acompañado de la transexual Soraya Santiago, quien es relacionista público de la organización Puerto Rico para Todos, de la cual es su portavoz.

“Tenemos esperanza en que ustedes harán lo justo porque sabemos que a fin de cuentas, la justicia siempre prevalece. Es un hecho inevitable que al final del camino, Puerto Rico será para todos y todas. La igualdad es un hecho inevitable”, le dijo Serrano como punto final a los legisladores.

Otro momento inesperado se produjo en la audiencia pública cuando la representante Albita Rivera le preguntó a Serrano si tenía alguna información sobre los hijos e hijas criados por parejas de un mismo sexo. Serrano dijo que la Asociación Americana de Pediatría ha concluido que la orientación sexual de una pareja no influye en la crianza de un menor.

A renglón seguido, una persona que se encontraba en el público, Efraín Cano, pidió un turno para hacer un comentario y el copresidente de la comisión revisora, Jorge de Castro Font, le permitió acercarse al micrófono, lo que no es usual.

Cano dijo que recibió abusos sicológicos de su padre, un homofóbico en una familia heterosexual. Confesó que hasta su abuelo intentó abusar sexualmente de él, hecho que permaneció en silencio en su familia. Cano dijo que volvió a nacer cuando conoció a su pareja Emilio Reynes hace 35 años y hoy su esposo bajo la ley de Canadá.

De Castro Font, quien ayer se mostró sensible al tema, reconoció públicamente a Serrano como su primo. Antes de las vistas, De Castro Font había advertido que no permitiría la concesión de derechos a las uniones de hecho.

Reclaman igualdad de derechos

Por: Maricarmen Rivera Sánchez
EL VOCERO

A pesar de su delicado estado de salud, Pedro Julio Serrano levantó su voz ayer y, junto a otros miembros de la comunidad lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT), reclamó a la Asamblea Legislativa que atienda prontamente los propuestos cambios al Código Civil y les garantice los mismos derechos que al resto de la ciudadanía.

Antes de comenzar a leer su ponencia ante la Comisión Conjunta para la Revisión y Reforma del Código Civil, frente a los senadores y los representantes, Serrano besó en los labios a su compañero, Steven Toledo.

Al concluir su ponencia, hizo un reclamo directo a los legisladores. Al hacerlo, parte del público presente se puso de pie.

“Tenemos esperanza en que ustedes harán lo justo porque sabemos que a fin de cuentas, la justicia siempre prevalecerá. Es un hecho inevitable que al final del camino, Puerto Rico será para todos y todas”, dijo Serrano al finalizar su ponencia. Serrano es primo del copresidente de la Comisión, Jorge de Castro Font, a quien saludó efusivamente al comienzo de la vista.

En el turno de preguntas, el protocolo se volvió a romper durante las vistas de ayer, pues desde el público se puso de pie Efraín Cano. Aunque no estaba en la lista de deponentes, tomó el micrófono para relatar que estuvo a punto de suicidarse a causa del discrimen que sufrió por ser homosexual. Relató que es producto de una familia con un padre y una madre en la que hubo intentos de abusar de él sexualmente, hubo adulterio y otros problemas sociales.

Cano se casó hace varios años con su pareja en Canadá.

“Que se me de oportunidad de formar parte de esta sociedad de igual a igual. Aquí tienen el testimonio de un ser humano que estuvo al borde del suicidio gracias a la homofobia”, dijo Cano.

Las vistas de ayer fueron transmitidas por televisión y por radio (Wapa Radio) a un costo de unos $700 por hora.

Serrano, a preguntas de los senadores, habló de la necesidad de aprobar los cambios propuestos al Código para salvar diferencias entre homosexuales y heterosexuales. Al igual que los representantes del Gobierno, Serrano abogó por la inclusión de las uniones de hecho entre personas del mismo sexo para evitar visos de inconstitucionalidad en el nuevo Código.

Serrano indicó que al finalizar su comparecencia, iría al hospital pues se encuentra en un delicado estado de salud y no se ha querido recluir para poder establecer su postura públicamente sobre este tema.

Ayer comparecieron, además, estudiantes de la Clínica de Asistencia Legal de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, la Escuela Graduada de Trabajo Social de la UPR, el reverendo Carlos Pérez Toro de la Parroquia Santa Rosa de Lima y la Escuela Graduada de Salud Pública también de la UPR.

Norma Rodríguez Roldán, directora de la Escuela Graduada de Trabajo Social dijo en su ponencia que lo que determina el buen funcionamiento de una familia no es el género de los miembros que la componen sino la calidad de las relaciones que mantienen.

“El énfasis desmedido en preservar una composición familiar idealizada nos llevó en el pasado a promover el que se mantuvieran intactas familias cuyas relaciones eran tan disfuncionales que estaban lacerando la salud física, mental, emocional y espiritual de sus integrantes”, dijo en su ponencia.

Anda Pa’l Cará: Después del beso…


Luego del beso histórico en el Capitolio entre mi novio Steven y yo, Rony the Hyper nos entrevistó para hablar sobre la ponencia que presenté en la Legislatura sobre los cambios al Código Civil y sobre nuestros planes futuros. En la primera parte se ve el final del reportaje de Univisión sobre la ponencia en el Capitolio y el inicio de la entrevista en Anda Pa’l Cará con varias sorpresas. En la segunda parte, se ve otra sorpresa…

PARTE 1

PARTE 2

Serrano:uniones de hecho no brindan la igualdad deseada

Pedro Julio Serrano (derecha) besó a su compañero Steven Toledo al inicio de su ponencia hoy en las vistas públicas sobre las enmiendas al Libro de las Instituciones Familiares del Código Civil. (Andre kang / Primera Hora)

Serrano: uniones de hecho no brindan la igualdad deseada

miércoles, 11 de abril de 2007
(06:33 p.m.) Rebecca Banuchi / Prensa Asociada

Con un beso en los labios a su compañero Steven Toledo, el activista por los derechos de la comunidad gay Pedro Julio Serrano marcó el inicio de su comparecencia ante la Comisión Conjunta Permanente para la Revisión y Reforma del Código Civil para respaldar los cambios que se proponen en el Libro de las Instituciones Familiares.

Serrano, presidente de la organización Puerto Rico para Tod@s, apoyó con reservas el reconocimiento jurídico de las uniones de hecho porque, aunque entiende sería un cambio hacia la “dirección correcta”, mantendría a las parejas homosexuales en un “status de segunda clase” pues no se puede equiparar con los derechos que obtendrían a través del matrimonio.

“Por remediar parcial e inmediatamente algunas desigualdades que sufren las parejas que no quieren o no pueden contraer matrimonio, apoyamos esta iniciativa legislativa”, dijo durante su intervención en las vistas legislativas hoy, miércoles.

“Que quede claro: las uniones de hecho no equivalen a la igualdad en el matrimonio… Equiparar a las uniones de hecho con el matrimonio es falso, engañoso y representa una táctica para tratar de confundir a este pueblo y negarnos cualquier tipo de derechos. No es lo mismo ni se escribe igual. Las uniones de hecho no nos otorgan la igualdad plena de derechos a las parejas gay y lésbicas”, añadió.

Serrano destacó al inicio de su alocución que los legisladores están obligados a velar por la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos para proteger a las minorías “del posible abuso de una mayoría”.

El deponente es primo del senador estadista Jorge de Castro Font, quien ha manifestado abiertamente que Puerto Rico no está listo para legislar en favor de las uniones de hecho entre homosexuales.

También comparecieron hoy ante la comisión conjunta el profesor Ricardo Alfonso, de la Clínica de Asistencia Legal de la Universidad de Puerto Rico (UPR); la doctora Norma Rodríguez Roldán, directora de la Escuela Graduada de Trabajo Social de la UPR; la profesora Carmen Vélez Vega, de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas, y el padre Carlos Pérez Toro, de la Parroquia Santa Rosa de Lima, en la urbanización Venus Gardens.

Mientras las vistas se llevaban a cabo en el salón Luis Negrón López del Senado, representantes de grupos religiosos protestaban a las afueras del Capitolio en contra de los cambios propuestos al Código Civil.