La monja y la sonrisa…

Entrando al supermercado me percato de la monja en el área de frutas que me sonríe. Le contesto con mi sonrisa habitual.

Sigo haciendo mis compras y me topo con la monja en la góndola de los panes. Se me acerca y me dice: “No desmayes nunca, Pedro Julio. Tu lucha no es en vano. Estás tocando muchos corazones – más de los que crees”.

Tras agradecerle y empezar a indagar sobre ella, Sor Olga no me quiso dar más detalles pues puede sufrir repercusiones en su Iglesia, pero me dijo unas últimas palabras:

“El amor de Dios no pone condiciones, el amor de los humanos debería ser igual. No pierdas la esperanza y mucho menos pierdas la sonrisa, esa sonrisa que demuestra cuán genuina es tu causa. Pues como decía Madre Teresa de Calcuta: ‘la revolución del amor comienza con una sonrisa’. Sonríe siempre”.Y sonriendo se despidió… continuando así la revolución del amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s