Personas LGBT en la política electoral…

Por Israel Rodríguez Sánchez
El Nuevo Día

“Si quieres estar aquí, tienes que negarte hasta la muerte”.

Esa es la condición que los partidos mayoritarios en Puerto Rico imponen a sus aspirantes gays para que no hablen abiertamente de su orientación sexual, según un excandidato homosexual.

“Aquellos que no quieren aceptar esas condiciones, los partidos los pisan”, afirmó Arnaldo Alicea, quien aspiró en el 2008 a representante por Puertorriqueños por Puerto Rico. Aunque se retiró de la contienda, Alicea dijo que el partido no obstaculizó su candidatura por ser abiertamente homosexual.

La casi total ausencia de líderes abiertamente gays en la política electoral boricua se evidenció nuevamente en días recientes cuando se debatió si la Ley 54 de violencia doméstica se debe a extender a parejas del mismo sexo.

El activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano sostuvo que las maquinarias en los partidos políticos están diseñadas para favorecer a candidatos tradicionales. “Los partidos buscan la imagen del hombre heterosexual, casado y con hijos y esta imagen fantasiosa de lo que debe ser la familia, contrario a lo que sucede en realidad en Puerto Rico”, opinó Serrano.

Agregó que el liderato del Partido Nuevo Progresista (PNP) tiene un discurso homofóbico de línea dura, con excepciones como las legisladoras Albita Rivera y Liza Fernández, y el comisionado residente Pedro Pierluisi.

“Esa postura abiertamente homofóbica intimida a potenciales candidatos y a personas LGBT que están en los partidos y no se atreven a exigirle a los candidatos”, indicó Serrano, primer homosexual que aspiró, sin éxito, a un escaño legislativo por el PNP en 1998.

Serrano dijo que, aunque hay homofobia en todas los partidos, los Popular Democrático e Independentista Puertorriqueño han estado abiertos a compromisos programáticos con la comunidad gay.

Ante el alto número de gays que trabaja en las bases de los partidos en Puerto Rico, en contradicción con el discurso homofóbico de ciertos líderes, Serrano apuntó que ese “silencio cómplice” de personas LGBT ayuda a perpetuar el problema.

La presidenta de la Fundación de Derechos Humanos, Ada Conde coincidió en que: “Yo creo que es una hipocresía de grandes proporciones, una deshonestidad de los partidos políticos que debería establecer claramente que todos los sectores estén representados”. Conde es lesbiana y, a diferencia de Alicea, enfrentó problemas para aspirar a un escaño legislativo por Puertorriqueños por Puerto Rico.

Conde expresó: “Si las personas estuvieran abiertamente fuera del clóset, el pueblo de Puerto Rico lo apreciaría mucho más”.

Sostuvo, como ejemplo, que en Estados Unidos los gays han logrado cambios en el discurso del conservador Partido Republicano.

“¿Está Puerto Rico preparado para tener a un candidato abiertamente gay?”, se le preguntó a la consejal puertorriqueña de Nueva York, Rossie Méndez, quien es lesbiana. “Buena pregunta”, respondió Méndez.

Tras unos segundos, Méndez agregó que sería muy importante contar con un gay fuera del clóset en una posición electiva ante el alto número de asesinatos contra personas de la comunidad LGBT en tiempo reciente.

Indicó que su trabajo en Nueva York ha abierto la mente a mucha gente. “Nosotros somos todos iguales, somos sus hijos, hijas, hermanas, primos. La idea de que somos diferentes se le ha cambiando a ellos por tener a una persona en ese nivel”, puntualizó.

Un gay rumbo a las urnas

El Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) es la única colectividad que, hasta el momento, postulará a un candidato abiertamente gay en las próximas elecciones.

El joven Luis Ibrahyn Casiano, de 23 años, reiteró que buscará un escaño como representante por el Distrito 19 de Mayagüez y San Germán.

“Eso ha sido bien interesante. Creo que la gente ha acogido muy bien mi candidatura. No te puedo decir que todo ha sido perfecto. Siempre hay que trabajar la situación. Pero no he recibido reproche ni difamación”, expresó.

Aunque aseguró que no ha tenido problemas en la estructura política del PIP, Casiano opinó que todos los partidos deben crear una Secretaría de Asuntos de Géneros.

Homofobia tras anunciar su aspiración

“Un hombre que no puede ser hombre y quiere ser mujer, no puede entrar en la política”.

El activista gay Pedro Julio Serrano todavía recuerda esa frase que salió la boca del ex representante Edwin Mundo, en reacción a su aspiración a puesto legislativo por el Partido Nuevo Progresista (PNP) en 1998.

Serrano fue la primera persona abiertamente gay que anunció su interés de aspirar un puesto electivo en la historia de la política puertorriqueña.

El defensor de la comunidad gay decidió aspirar por el PNP luego de deponer en la Legislatura en contra del proyecto 1013 que busca prohibir el reconocimiento en Puerto Rico del matrimonio de personas del mismo sexo en otras jurisdicciones.

En esa época, Serrano contó que se reunió con el entonces secretario general del PNP, el hoy representante José Aponte Hernández, para hablar de sus aspiraciones. Pero luego Aponte Hernández negó que lo conociera, según Serrano.

Su aspiración política, precisó Serrano, provocó una campaña de amenazas de muerte en su contra que incluyó desde un mensaje que leía “te vamos a limpiar el pico canto e pato”, hasta cortarle los cables de los frenos a su carro.

“Cuando vi la homofobia del PNP decide desafiliarme del PNP e intentar una candidatura independiente”, recordó Serrano, hoy residente en Nueva York y abrazado a la ideología independentista.

Ver fotogalería: Gays en la política.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s