Año cruento para comunidad LGBT…

Por Inter News Service

Decapitados, degollados, con un tiro en la cabeza o quemados han hallado los cuerpos de 11 personas, miembros de la comunidad lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT), en una seguidilla de asesinatos que se han registrado en la isla entre octubre de 2009 y el mismo mes de 2010, año en que se ha cuestionado la “letra muerta” de la Ley de Crímenes de Odio y se ha llegado a recordar los homicidios del “Ángel de los solteros”.

La lista de asesinatos de personas LGBT durante este período la encabeza Michael “Michell” Gallino Rullier, de 32 años, muerto a puñaladas y encontrado semidesnudo en octubre de 2009 en San Juan. Un mes más tarde, las noticias dieron cuenta de otro caso en Cayey, esta vez de un joven de 19 años, Jorge Steven López Mercado, quien fue decapitado, desmembrado y calcinado.

En diciembre de 2009, en Ponce, fue degollado Fernando López de Victoria, de 35 años, quien recibió más de 20 puñaladas. Ya en 2010, en febrero, Humberto Bonilla Rodríguez, de 55 años, fue asesinado a cuchilladas y quemaron su casa con el cuerpo dentro. “Humbert el corino” era de Rincón.

Dos meses después, en abril, Juan Antonio “Ashley” Santiago, de 31 años y estilista, falleció desangrado tras recibir un tiro en la cabeza en un caso reportado en Corozal.

En mayo, Ángel “Angie” González Oquendo, de 37 años, fue encontrado desnudo, atado de manos y estrangulado con un cable eléctrico en la sala de su hogar de Caguas.

Juan Carlos Crespo Molina, de 28 años, fue asesinado en Loíza en julio, mientras que en septiembre se conocieron las muertes de Justo Luis “Michelle” González García, de 34 años y estilista, y de Miguel Orlando “La Flaca” Soto González, de 18 años (quería ser paramédico), quienes fueron ejecutados de un disparo en la cabeza y abandonados en una carretera de Loíza.

Ese mismo mes, se informó de la muerte de Benjamín Acevedo Román, de 45 años, ex candidato a la presidencia del Comité Municipal del Partido Popular Democrático (PPD) en Aguada. Fue asesinado y lanzado al río Culebrinas.

La seguidilla de crímenes termina con una pareja de estadounidenses asesinada en Patillas a fines de octubre de este año. Frank di Giovanni, de 67 años, e Iván McDonald, de 60, fueron muertos a tiros y acuchillados. Un puertorriqueño que se encontraba ese día junto a ellos, Edrick Vázquez, fue herido de bala y se salvó del ataque.

La agente Ana Laboy, de la División de Homicidios de Guayama, informó a Inter News Service (INS) que el caso se está investigando, pero que según los antecedentes recopilados en la vivienda y por los testimonios del sobreviviente, se trataba de una pareja gay a la que no robaron nada en la residencia…

¿Crimen de odio?

Para el activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano “no hay un plan de acción para atajar la violencia de género y sexual en Puerto Rico. Al momento, no se han esclarecido muchos de estos asesinatos. No hay un esfuerzo concertado del gobierno de prevenir y detener esta ola de violencia”.

“La realidad es que aunque el Gobierno ha creado un panel para investigar los crímenes de odio, lo que se escucha de las autoridades ante los asesinatos de personas gays y transexuales es silencio, un silencio bochornoso, cómplice, descarado y criminal”, añadió.

Según Serrano, portavoz de la organización Puerto Rico para Tod@s, “el prejuicio y la violencia se arraigan ante la falta de acción y la complicidad del silencio de las autoridades, por lo que la prevención y la educación son las herramientas más poderosas en contra de la violencia de género o sexual”.

Igualmente, recordó que “cada vez que un líder religioso o político habla con lenguaje de menosprecio a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros, individuos perturbados se ven compelidos a actuar sobre su prejuicio y cometen actos violentos”.

Así sucedió con Ángel Colón Maldonado, tristemente conocido como el “Ángel de los solteros”, quien en la década de los ochenta asesinó a varios homosexuales. El criminal, quien fue condenado en 1987 a tres cadenas perpetuas, sólo admite seis de 27 muertes. Uno de los asesinatos fue en 1985 contra el cronista de sociedad Iván Frontera, quien presentaba 128 heridas por puñaladas.

Desde que se estableció la Ley de Crímenes de Odio en 2002 no se ha reportado oficialmente ni un solo ataque o asesinato de este tipo Puerto Rico, algo que para la abogada Ada Conde, presidenta de la Comisión para Combatir el Discrimen por Orientación Sexual del Colegio de Abogados, es “impresentable”.

“La negativa del Gobierno en aplicarla es para dar el mensaje de que no existen en la isla crímenes por razones de discrimen o prejuicio. Pero esta resistencia no tiene lógica y la atribuyo a una homofobia, transfobia y xenofobia institucional, porque hay tres grupos principalmente afectados: los gays, los trans y los dominicanos”, aseguró Conde, también redactora de la ley.

De acuerdo a la licenciada, “hay un discrimen rampante en las instituciones gubernamentales” y señaló que para aplicar esta normativa y que se establezca el ángulo del discrimen “se debe ir más allá” y no que se establezca lo habitual, que es establecer la culpabilidad del acusado más allá de toda duda y que haya una muerte.

Además, aclaró que no se trata de delitos de “odio”, sino de “discrimen o prejuicio” y aseguró que uno de los argumentos de quienes no implementan la ley es que todos los delitos son de odio. “Esto no es así, porque si vas a robar, no lo haces por odio, sino por necesidad. En el caso de los asesinatos, sí es por discrimen” y según la ley a los culpables se les duplica la pena, algo que no ha ocurrido hasta ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s