Tod@s somos tod@s…

n572624953_965732_5558“Todos somos Pedro Julio”, fue el mensaje del comentarista Flandersbori en mi blog en El Vocero. Cuando lo leí, me estremecí por la contundencia en la simpleza de su mensaje.  El comentarista obviamente expuso que al presidente senatorial Thomas Rivera Schatz insultarme como “un muchachito con un caso de insanidad mental lamentable”, insultaba a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros.

De igual forma se sintió el diseñador Gustavo Arango, cuando escribió una carta abierta a Rivera Schatz exigiendo respeto para su familia – compuesta por su compañero y tres hijos adoptados – y por consiguiente exigiendo respeto para miles de familias lideradas por parejas del mismo sexo que están criando niñ@s.

Rivera Schatz contestó que sólo se refería a mí, pero Arango, Flandersbori, la escritora Mayra Montero, el centenar que protestó en el Capitolio contra la homofobia legislativa, hasta la Asociación de Psicólogos, y miles más entendieron que Rivera Schatz se refería a las comunidades LGBT y no a un solo individuo. Por ende, el grito colectivo exigiendo respeto no se hizo esperar.

Y este intercambio me recuerda a las muchas veces que me he sentido representado por valientes personas de nuestras comunidades LGBT que se han expuesto por mi libertad.

Recuerdo cuando la Reverenda Margarita Sánchez se entregó a las autoridades por violar el infame Artículo 103 de sodomía.

Recuerdo cuando José Fernando Colón y Anselmo Fonseca, una pareja de más de 15 años juntos, fundaron Pacientes de sida Pro Política Sana y batallaron contra la corrupción que se cometió en el Instituto del Sida.

Recuerdo cuando las Reverendas Alma Matos y Rosario Quiñones, una pareja de más de 15 años juntas, fundaron la Iglesia Las Otras Ovejas del Rebaño.

Recuerdo cuando Andy Praschak creó la Fundación de Derechos Humanos, convirtiéndose en una organización que empezó a trabajar con el poder político de las comunidades LGBT.

Recuerdo cuando marché por primera vez en la Parada de Orgullo LGBT y me sentí inspirado por Olga Orraca y la Coalición Orgullo Arcoiris.

Recuerdo cuando Talin Ramos fundó la Parada de Orgullo LGBT del Oeste, dándole a Puerto Rico dos magnas celebraciones de nuestras identidades.

Recuerdo cuando me enteré de la histórica conquista de Soraya Santiago cuando logró cambiar su certificado de nacimiento para la década de los ’70.

Recuerdo cuando he seguido consejos de mentoras como Ana Irma Rivera Lassén, quien estaba dando la lucha por nuestra dignidad desde hace varias décadas.

Recuerdo cuando Ada Conde lideró el esfuerzo para aprobar la ley de crímenes de odio, dándonos la primera ley que cobija la orientación sexual y la identidad de género.

Recuerdo cuando Nahomi Galindo y Roberto Pastrana, de la nueva cepa de activistas, fundaron la Jornada Educativa Contra la Homofobia, convirtiéndola en una de las actividades más exitosas y educativas de nuestro movimiento.

Recuerdo cuando el Comité contra la Homofobia y el Discrimen, también de la nueva generación de activistas, organizó dos de las manifestaciones más importantes y concurridas de nuestros tiempos.

Recuerdo a todas las transformistas, desde Nina Flowers hasta Mami Ruddys Martínez, desde Willie Negrón hasta Alex Soto, desde Samantha Love hasta Jamie Sunflower, desde Lizza Fernanda hasta Luis Madonna – que han sacado la cara por nosotr@s y han sido activistas por nuestra igualdad.

Recuerdo a todas las personas heterosexuales que han hecho de nuestra lucha, su lucha… como la Dra. Palmira Ríos, María de Lourdes Santiago, Albita Rivera, el Dr. José Vargas Vidot, entre much@s otr@s.

Recuerdo las muchas veces que decenas de organizaciones y activistas nos hemos unido para hacer un frente común, unido y valiente en contra de la homofobia y a favor de la dignidad de nuestras comunidades LGBT, tal y como hicimos recientemente para no endosar a Fortuño en las elecciones pasadas y cuando exigimos la inclusión de la identidad de género en el proyecto antidiscrimen.

Recuerdo también la solidaridad de compañer@s y organizaciones que en estos días han escrito y actuado indignad@s, rehúsando participar de convocatorias hechas por grupos y personas de nuestras comunidades LGBT que han intentando atacar la dignidad de otr@s compañer@s y organizaciones.

Y así, recuerdo muchas veces en las que me he sentido representado por valientes pioner@s que se han puesto en la línea de fuego para que podamos vivir en libertad.

Nunca he pretendido ser representante de las comunidades LGBT. Simple y sencillamente, he seguido un sólo norte: representar un llamado por la igualdad, una exigencia de justicia, un reafirmar de la dignidad.

En estos momentos en que he sido atacado – falsa y viciosamente – por personas externas e internas de nuestras comunidades LGBT… dejaré que mis acciones hablen por mí mismo. No tengo que explicar lo que ha sido mi lucha.

Lo único que haré es recordar en los momentos en que me sentí representado por valientes luchadores que se expusieron por mí… agradecer su gesta, valorarla, respetarla, rescatarla y emularla.

Porque yo soy ell@s. Porque tod@s somos tod@s.

Es momento de solidaridad, es momento de amar, es momento de unir.

3 respuestas a “Tod@s somos tod@s…

  1. Te queremos y eres un ser sumamente inteligente, justo, bueno, sano, lleno de amor y con un sentido de solidaridad que muchos quisieran tener.

    Dios te bendiga siempre,

    Carmen Villanueva Castro, Cecil Marie y Antonio Jose

  2. Definitivamente, estoy contigo…luchando por la justicia social, por la libertad de amar y vivir con calidad de vida llena de respeto a la dignidad y privacidad de cada ser.
    Mis respetos hacia ti y todas las personas que públicamente dan la cara para defender la Comunidad LGBT…Esta lucha llegará a su final y ganaremos la batalla…

  3. Me parece importante que cada uno de los ciudadanos de esta isla pongamos nuestro granito de arena para hacer de este un territorio justo y con igualdad para cada un@ de los que aqui habitamos. Estoy siempre contigo. Bendiciones en tu jornada y siempre recuerda que la ignorancia se lucha con sabiduria.
    Tenemos que ser sabios en nuestros pasos. Ellos son, como los que mencionas, los que perduran y los que marcan la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s