Los enredos de la desigualdad…

El revolú que hemos experimentado en torno a la revisión del Código Civil es producto de los enredos de la desigualdad. Ahora mismo no se sabe ni la hora que es. Pues al l@s legislador@s buscar excusas para no legislar la igualdad que constitucionalmente están obligad@s a instrumentar, se crean propuestas desacertadas, contradictorias, confusas, inconstitucionales, inmorales y desiguales. Estos enredos se resuelven fácilmente, de una vez, construyendo un Código Civil para tod@s, pues precisamente esa es la idea, que se atempere este documento que regula nuestra sociedad a las realidades que vive Puerto Rico.

La ironía es que tanto legislador@s como religios@s se han visto obligad@s a reconocer la desigualdad en que vivimos las personas lesbianas, gay, bisexuales y transgéneros, y hasta las parejas heterosexuales que conviven sin casarse. Sin embargo, motivad@s por su homofobia e intolerancia y por no querer instrumentar la igualdad, se han inventado las uniones de hecho, el pacto civil, las residencias compartidas, las sociedades domésticas, el pacto civil de solidaridad, las uniones compartidas, unos poquitos derechos. Ya no saben que más inventarse.

De la misma forma, para no reconocer que las personas trangéneros tienen que cambiar su certificado de nacimiento para atemperarlo a su nueva realidad, se han inventado que el acta contenga información del sexo biológico de la persona como una nota al calce. Esta inconstitucional propuesta violaría la dignidad del ser humano para someter a esa persona a más estigma, a más discriminación, a más desigualdad. Si el Estado ya le permite legalmente reasignar su sexo o le da la libertad de vivir de acuerdo a su nueva identidad o expresión de género, cómo no le va a permitir que atempere sus documentos legales para que viva su vida de manera ordinaria sin tener que dar explicaciones, con su nueva identidad, respetando su dignidad.

Sin lugar a dudas, ninguna de estas propuestas garantiza la igual protección de las leyes que garantiza nuestra Constitución y l@s legislador@s lo saben. Pero el oportunismo político no les permite reconocer que su mandato es claro: el Código Civil tiene que protegernos a tod@s. Sé que al final del camino, Puerto Rico será para tod@s, pero mientras tanto es lamentable sentir como juegan con las vidas, la salud y el bienestar de miles y miles de personas.

Algún día se reconocerá nuestra humanidad, se nos devolverá el respeto, se reconocerá la totalidad de nuestros derechos, se restaurará nuestra dignidad, se afirmará nuestra identidad, se restituirá nuestra libertad. Mientras tanto, tenemos que seguir luchando esperanzad@s, pues la igualdad es inevitable…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s