La inmoralidad del clóset…


Tengo que continuar escribiendo sobre el clóset y cómo nos afecta.

Es un tema controversial y delicadísimo por demás, pero tengo que hacerlo.

Como escribí anteriormente, nunca he estado en el clóset y respeto a aquell@s, que por razones muy válidas, permanecen dentro del armario.

Pero tengo que expresar el daño tan desastroso que tiene el clóset no sólo para la persona que se mantiene allá adentro, sino a nuestras comunidades lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT).

Es inmoral mantenerse en un clóset…

Es inmoral porque demostramos que tenemos miedo, que somos menos, que a la menor provocación pueden chantajearnos con nuestra orientación sexual y/o nuestra identidad de género.

Es inmoral porque le damos permiso a otr@s para que nos ataquen, para que nos humillen, para que se burlen, para que nos nieguen derechos.

Es inmoral porque le hace daño, un daño de proporciones gigantescas, al que se esconde dentro del clóset.

Es inmoral porque no permite que vivamos en libertad.

Es inmoral porque no hay acto más noble, ni más moral que sentir orgullo de ser.

Hay que ser valientes, hay que defender nuestra dignidad, hay que reclamar el espacio que nos merecemos. Hay que dar la cara… pues son nuestras caras las que la gente verá y entenderá quienes somos en realidad.

Somos valios@s, somos importantes, somos seres humanos… que merecemos vivir a plena luz del día, con nuestras parejas compartiendo cada parte de nuestras vidas, integrándolas a nuestro entorno, sin apodos, sin miedos, sin escondites.

Espero con ansias que llegue el día en que tod@s caminemos de la mano con nuestras parejas en público; que podamos presentar, sin decir que son nuestr@s prim@s, a nuestras parejas; que nuestras aportaciones sean aquilatadas por lo que valen y no por nuestras orientaciones sexuales y/o nuestras identidades de género.

Tenemos un obligación moral con nosotr@s mism@s, pero también con nuestras comunidades LGBT en dar la cara, en mostrarnos tal como somos, en vivir en libertad, en reclamar nuestro espacio, nuestros derechos.

Como nos recordó el joven universitario, Roberto Pastrana, en su carta al presidente de Televicentro para que elimine a la dichosa Comay de su programación: “la igualdad no nos caerá del cielo”…

¿Hasta cuándo señor@s… hasta cuándo?

Hagamos lo que es moral… salgamos del clóset, botemos la llave y no miremos hacia atrás… de una vez y para siempre.

¡Seamos libres!

Para que tengas una idea de cómo salir del clóset… ve a este enlace (cortesía de ManoaMano):

http://eltiempo.terra.com.co/educ/notieducacion/ARTICULO-WEB-_NOTA_INTERIOR-2598044.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s