El amor duele…


En la tarde del día de Navidad, fui a ver la comentada película Brokeback Mountain. Tanto me habían hablado y tanto había leido del consabido filme que fui a verlo sin más demora…

Mi primera reacción fue ¨qué hermosa historia de amor, pero cómo duele el amor¨.

Y duele el amor porque a las relaciones de las parejas gays y lesbianas no se nos reconoce por el Estado.

Duele porque en ocasiones nuestras familias no entienden nuestro amor… que no es otra cosa que amor, tan sencillo, tan profundo… es amor.

Duele porque la sociedad no reconoce que nos amamos, much@s piensan que es pocaverguenza, que solo tiene que ver con el sexo.

Duele porque tenemos que esconder nuestro amor hasta cuando el amor a los animales es celebrado… sin embargo el amor entre dos hombres o dos mujeres es sentenciado.

Duele porque en ocasiones tenemos que escoger otra ruta que no es precisamente la ruta de la libertad y la felicidad completa… para poder sobrevivir… no vivir, sobrevivir en esta sociedad que muchas veces hace alardes de su hipocresía moral tratando de hacerla pasar como la norma.

Duele porque todavía somos atacados por amar a una persona de nuestro mismo sexo.

Duele porque no podemos amar en libertad…

Precisamente ese dolor es el que permite que el amor entre las parejas gays y lesbianas sean los actos de amor más grandes y más hermosos. Porque es un amor que trasciende, un amor que se fortalece, un amor que se sobrepone, un amor que se reafirma.

En la película, los actores tienen que tomar la decisión de continuar con su farsa de heterosexualidad porque no sabían cómo hacerlo mejor… era 1963 en los campos de Wyoming. Aún así… el amor entre estos dos hombres, Ennis y Jack, trascendió estados, trascendió el tiempo, trascendió temores, trascendió obstáculos… y aunque a escondidas y en muy raras ocasiones… lograron sacar tiempo para el amor.

Y estos son los actos de amor más nobles y más maravillosos que he conocido… que aún con tanto en contra nuestra… las parejas gays y lesbianas seguimos amando. Amando en contra del que dirán, amando en contra de la ignorancia, amando en contra del prejuicio, amando en contra de la falta de derechos, amando en contra de la corriente.

Nuestras relaciones continúan surgiendo, creciendo, madurando, muriendo… siguen su curso natural aún en contra de todo obstáculo. Nuestras relaciones demuestran que cuando hay amor verdadero… el amor todo lo puede.

Ya es hora de que el Estado reconozca nuestras relaciones… pero más aún, ya es hora de que la sociedad reconozca y celebre nuestro amor… porque al final de cuentas, cuando la sociedad le da paso al amor… tod@s ganamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s