Con nombre y apellido la derrota del proyecto de terapias de conversión: Partido Popular

Pedro Julio Serrano
Activista de derechos humanos

Publicado en El Nuevo Día

La derrota del proyecto que pretendía prohibir las mal llamadas terapias de conversión, tiene nombre y apellido: el Partido Popular Democrático.

Parece mentira que el Partido Popular haya pasado de ser un supuesto defensor de la justicia social a ser un cómplice de los grupos de odio.

Parece que no aprendieron nada de la derrota de Charlie Delgado a la gobernación por sus posturas homofóbicas y misóginas. Van por el mismo camino, pero no se han dado cuenta de que el carril del odio está ocupado por el Proyecto Dignidad y que ahí no pueden pescar votos.

Da vergüenza que en el cuatrienio pasado, bajo el mando del Partido Nuevo Progresista, se logró aprobar una medida similar para prohibir las terapias de conversión. Es inconcebible que el PNP, que siempre ha sido el partido más homofóbico, pudo aprobar una medida similar al 184 y el PPD ni siquiera pudo sacar este proyecto de comisión.

El Partido Piopular le ha fallado a nuestra niñez y nuestra juventud al no protegerles del maltrato. Es vergonzoso a donde han llegado.

Da vergüenza la falta de liderato del presidente del Senado y del propio Partido Popular, José Luis Dalmau, quien no tan solo se abstuvo de votar, sino que no ejerció su poder para convencer a su delegación a cumplir con su compromiso programático, como partido, en contra del discrimen por orientación sexual e identidad de género.

Da vergüenza la abstención de la vicepresidenta del Senado, Marially González, quien es psicóloga y sabe los efectos nocivos de estas mal llamadas terapias de conversión. Como si fuera poco, uno de los coautores de la medida y portavoz de su delegación, Javier Aponte Dalmau también se abstuvo.

Tampoco podemos obviar la cobardía de Rubén Soto y Albert Torres al votar en contra de una comunidad que exige vivir de cara al sol, sin esconderse y con plena dignidad.

Además, los votos de Ada García y Ramón Ruiz Nieves son decepcionantes, sobre todo porque García se había declarado en contra de las mal llamadas terapias de conversión.

Que conste que la culpa no es sólo del PPD. Aunque los votos en contra de Thomas Rivera Schatz y Joanne Rodríguez Veve no sorprenden porque siempre han sido homofóbicos declarados, los de Marissa Jiménez y Wanda Soto decepcionan porque son novatas y pudieron empezar con un mejor récord en defensa de la dignidad humana.

Es decepcionante ver como las senadoras y senadores, que votaron en contra del informe positivo del PS 184, le fallan a nuestra niñez y a nuestra juventud. En vez de proteger del maltrato a nuestras niñas y niños, demuestran que no les importa.

Sin embargo, es importante recordarle a las senadoras y senadores de que este no es el final. La lucha sigue para prohibir las mal llamadas terapias de conversión en Puerto Rico. Habremos echado un paso hacia atrás, pero las luchas justas siempre van pa’lante y al final del camino venceremos.

Por ultimo, a la niñez y juventud LGBTTIQ+ sepan que no están solas ni solos. Aunque el Senado les falle, la gente buena de este país les ama, les celebra, les respeta, les acepta, les defiende.

Esta lucha no acaba aquí. Seguimos más fuertes que nunca. La equidad es un hecho inevitable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s