En la lucha por la inclusión y la igualdad…

Por Zuania Capó-Ramos
HuffPost Voces

Por muchos años, había escuchado hablar de Pedro Julio Serrano, ya que allí de donde vengo, Puerto Rico, su nombre es símbolo de la lucha por la igualdad gay y los derechos humanos. Pero no fue hasta que presencié un discurso suyo en la Universidad de Yale, que entendí mejor a este hombre de palabras claras y un sólo mensaje: el de paz, inclusión e igualdad para todos. De ahí, mi interés por conocerlo personalmente, y mi invitación a sentarnos a tomar un café (una buena excusa para disfrutar de una amena charla entre compatriotas, ya que ninguno de los dos somos realmente lo que llamarían “cafeteros”).

Desde su oficina, en el icónico distrito financiero de Nueva York donde trabaja actualmente por la causa de las comunidades lésbicas, gay, bisexual, transexual y transgénero (LGBTT) en Estados Unidos y Puerto Rico, Pedro Julio, ha actuado en los últimos años como Gerente de comunicaciones, para la organización National Gay and Lesbian Task Force, que busca crear enmiendas en las leyes de derechos civiles y entrenar activistas para ser agentes de cambio. En adición, PJ o Pochy, como le conocen sus más allegados, también es el fundador y portavoz de la organización puertorriqueña de acción social, Puerto Rico Para Tod@s.

Sus primeros pasos como activista los dio a los 13 años, para luego continuar desarrollándose como un líder comunitario a lo largo de su juventud, a través de los cuales tanto su madre y padre, como su abuelo, un reconocido periodista puertorriqueño, le sirvieron de guía, “Los genes están ahí… A mí me educaron para respetar y darme a respetar, luchar por lo que creía, no quedarme callado y ser valiente”, dice.

Su madre le enseñó aquello que hoy, más de 20 años después, continuaría siendo su filosofía de vida, “A los 16 años hice una caminata por la paz, yo la había organizado. Cuando salió la marcha llevábamos un cruzacalles, yo me voy frente a la pancarta y me pongo a saludar… De momento siento que alguien me tira de un brazo, me lleva detrás, y me dice, ‘Tú no eres más ni menos que nadie, tú eres igual que los demás, así que camina con la gente’. Era mi mamá dándome una lección de humildad. Me enseñó que si quería realmente cambiar al mundo tenía que unirme a los demás para alcanzarlo”.

No obstante, como en tantos hogares, llegar a un entendimiento en el suyo luego de revelar su orientación sexual a su familia no fue fácil, “A mí me gustan los nenes desde que tengo uso de razón… Pero fui a una escuela donde me decían que la homosexualidad era pecado. Con el tiempo aprendí que el pecado no es ser homosexual; es la homofobia, la discriminación, la intolerancia. El ser quien uno es y el amar al que uno ama jamás puede ser pecado… Creo que ellos (mi familia) siempre lo supieron… En mi casa pasó como en muchas familias con miembros LGBTT; al principio hubo negación, mami dijo que era una etapa que iba a pasar. Luego vino la tolerancia, que está bien ser gay, pero mejor no hablemos del tema. Luego podíamos hablar abiertamente, y aceptarme como su hijo gay. Y la última fue la inclusión, se hablaba abiertamente. Mi familia pasó por todas esas etapas, y hoy son mi mayor apoyo”.

Vivirlo en carne propia le ha ayudado a entender además a los milesde jóvenes que viven lo mismo cada día, “Hay tanto odio, intolerancia y prejuicio en la calle, que el hogar y la familia deberían ser un remanso de paz, donde la gente se pueda encontrar a sí mismos… Hemos visto (en estudios realizados por el National Gay and Lesbian Task Force) que entre el 20 y el 40 por ciento de los jóvenes que deambulan en las calles son de la comunidad LGBTT, es desproporcionado si entiendes que somos un 10 por ciento de la población. Hay un rechazo, los echan o huyen de las casas por el bullying que experimentan. Uno de cada tres jóvenes que se suicida son LGBTT. Es un problema bien grande”.

Más aun, entre los retos más grandes que Pedro Julio ha tenido que enfrentar se encuentra la sorpresiva noticia de su condición de VIH positivo a sus cortos 19 años, uno de los acontecimientos que más ha marcado su vida, “Cuando tuve mi primera pareja, con quien duré dos años y medio, él me pide que nos vayamos a hacer la prueba, estábamos empezando la relación… Yo fui confiado, porque sólo había estado con una persona anteriormente, con quien tuve relación sexual una sola vez, pero sin protegernos. Cuando llegó el resultado, yo salgo positivo y él, negativo. Fue fuerte, en aquel entonces todavía era una sentencia de muerte. Pero una de las cosas más maravillosas fue que él (mi pareja) me dijo que me iba a amar sin importar lo que pasara, y ese apoyo inicial incondicional me ayudó mucho en mi proceso”.

Desde entonces confiesa que encontrar pareja ha sido también un reto para él, y lo desafía, dice, con la honestidad e integridad ante todo, “Digo las cosas de frente y de primera, porque si la persona no va poder lidiar con el VIH como parte de la realidad de nosotros como pareja, ya para mí es algo que se descarta de plano, yo soy bien franco y bien claro. He recibido rechazos, pero aquellos que me rechazan por eso, no merecen estar en mi vida”.

Asimismo, no permite que la condición sea más grande o se imponga sobre su ímpetu y ganas de vivir, “Si no llego a haber sido VIH positivo, creo que ni siquiera sería activista. Me enseñó que la vida tiene una finalidad, que el tiempo que tengo aquí tiene que servir para algo. Para mí es un virus que hasta escribo en minúscula, porque trato de arrebatarle todo el poder. Soy un ser humano que tiene mente, alma, cuerpo y corazón para combatirlo. Llevo 18 años venciéndolo, y sé que serán más”.

Ese mismo espíritu es el que lo ayudó a aceptar el desafío y probar nuevamente su coraje y perseverancia al ser diagnosticado con cáncer, y mantenerse libre de esta enfermedad por los pasados dos años. “Al principio fue un choque y comencé a llorar incontrolablemente, no lo podía creer, no una, pero dos de las enfermedades más fuertes que existen en nuestros tiempos, tener que batallarlas. Pero casi inmediatamente, me dije que si yo he podido vencer el VIH todo este tiempo, ésto no sería nada…”.

Pedro Julio dice que ni las enfermedades, el prejuicio o el acoso pueden hacerlo caer, aun siendo el objeto central de constantes ataques discriminatorios tanto virtuales como físicos, “No sé por qué en particular, si es la intolerancia, o el temor, pero he recibido amenazas por teléfono, email, y en una ocasión fueron a la puerta de mi casa, y me escribieron ‘Pato cuídate’. Otra vez llegué a mi carro y le habían cortado los frenos…. Han llegado incluso a amenazarme con armas”.

Aun en medio de la adversidad que ha enfrentado y continúa afrontando la comunidad LGBTT, Pedro Julio mantiene sus esperanzas, “Todavía queda muchísimo camino por recorrer…. A la comunidad LGBTT la veo luchando y transformando la lucha. Mucha gente piensa que porque se logró el matrimonio del mismo sexo se logró todo, pero aún falta la discriminación por identidad de género en el empleo y los derechos para transgéneros y transexuales, falta erradicar la homofobia, el sexismo, la xenofóbia, el racismo, aún persisten estos ismos. Tenemos que seguir luchando”.

Y luego de terminar esa “taza de café”, aquella que nunca nos tomamos, deseé como él tener un legado que dejar a mi paso, aquel por el que yo mismo sea recordada al final del camino, tal como él lo expresó: “Quiero un mundo más inclusivo y respetuoso del que encontré. Que se me recuerde como un ser humano que trató de hacer una diferencia intentando vivir su vida lo más abiertamente. Como alguien que trató de ser más humano. Mi corazón siempre ha estado en mi gente y mi patria, mi enfoque principal siempre ha sido mi Puerto Rico”.

Mira los vídeos con las entrevistas de Zuania Capó-Ramos y las fotos de Willy Deyvi en HuffPost Voces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s