La promesa de la libertad…

Obama InaugurationHoy, sin lugar a dudas, es un día histórico; pero es mucho más que eso, es un día donde se renuevan las esperanzas, es un día glorioso en el caminar hacia la igualdad y la justicia que merecemos todos los seres humanos. Con la inauguración de Barack Obama, el primer hombre negro en convertirse en presidente de los Estados Unidos, la misma nación que carga con la inmoral mancha de la segregación, la esclavitud y la desigualdad — se da un paso gigante hacia la reconciliación, hacia la perfección de la promesa, aún inconclusa, de los fundamentos de la democracia: que tod@s somos iguales e igualmente debemos ser tratad@s.

Días antes de tomar posesión de su nuevo cargo, en un llamado a dejar las pequeñeces y prejuicios en el pasado, Obama declaró que l@s estadounidenses necesitan un nuevo comienzo a través de “una nueva declaración de independencia, no sólo en este país, sino en nuestras vidas, en nuestros corazones — de la ideología y pensamiento pequeño, prejuicio e intolerancia e intereses estrechos — y así, apelar no a nuestros instintos fáciles sino a nuestros mejores ángeles”.

Y hoy durante su discurso inaugural, en lo que interpreto fue un llamado dirigido a las personas que buscan dividir a través del odio, las mentiras, la intolerancia y la inmoralidad de la discriminación, Obama hizo un llamado al diálogo y a la reconciliación al invitar “a aquell@s que se aferran al poder a través de la corrupción, el engaño y el silenciar a la disidencia — sepan que están en el lado incorrecto de la historia; pero extenderemos una mano si están dispuest@s a abrir el puño”.

Finalizó su discurso indicando que “el tiempo ha llegado para reafirmar el espíritu que perdura, que escojamos nuestra mejor historia, para adelantar ese precioso regalo, esa idea noble, pasada de generación en generación: esa promesa de que tod@s somos iguales, tod@s somos libres, y tod@s merecemos la oportunidad para alcanzar la felicidad”.

La emoción me embarga de saber que voté por un presidente que ha mencionado a la gente gay en la mayoría de sus más importantes discursos y ha hecho promesas de acercarnos a la igualdad que nos merecemos. Y no son sólo palabras, sino ya es acción. Hoy, a las 12:01 de la tarde, a un minuto de convertirse en presidente, el portal de la Casa Blanca incluyó en su sección de derechos civiles, la promesa de adelantar los derechos para las comunidades lésbica, gay, bisexual, transgénero y transexual (LGBTT).

Si un hombre negro llegó a ser presidente de los Estados Unidos, aún a pesar de haber nacido cuando en muchos estados de su país todavía era ilegal que sus padres, una mujer blanca y un hombre negro, se casaran — tengo esperanzas de que antes del ocaso de mi vida, podamos lograr la igualdad para las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y transgéneros. Y tengo la confianza de que lo veré. En mi vida, la igualdad será una realidad.

Ahora nos queda a cada un@ de nosotr@s continuar avanzando hacia la justicia, hacia la igualdad, hacia la libertad. Un solo hombre no podrá cambiar al mundo, pero que esta nueva oportunidad que se nos presenta, nos permita apelar a nuestros más preciados valores: el amor, la inclusión, el respeto y la libertad.

Hoy, sin lugar a dudas, se renueva de manera esperanzadora lo que ha guiado mi filosofía de vida: Sólo si nos adentramos en los corazones de los demás, podemos encontrar que es mucho más lo que nos une que lo que nos diferencia. Reafirmemos lo que nos use, celebremos lo que nos diferencia y caminemos, pues, hacia la consecución de esa promesa de libertad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s