Comentario por Soraya Santiago: Antes del beso – después del beso


ANTES DEL BESO – DESPUES DEL BESO (A – B y D – B)

por Soraya Santiago
Relacionista
Puerto Rico Para Tod@s

A Pedro Julio Serrano y a Steven Toledo les advertí, después del oportuno y famoso beso, como muestra del amor que se profesan, en las vistas del Borrador del Código Civil, que la historia y la lucha social de este pueblo se dividiría en, AB y DB. Me explico, Antes del beso y Después del beso. Hasta que ocurrió aquel acto de amor, la historia se recogía en A-C y D-C = Antes de Cristo y Después de Cristo.


Siendo protagonista, presente, del mismo, a mi, en mi carácter personal, lo vi como una muestra de afecto, cariño, de amor, y de un amor del bueno, del atrevido, de aquel que barreras no se impone para darlo por sentado. Beso que no fue censurado, ni, mucho menos, detuvieron la ponencia de Pedro Julio. Lo vi, como un: Al que no quiere caldo se le dan tres tazas. En ese atrevimiento se cuaja parte del éxito de lo que se reclama, pues es hora ya de pedir con dignidad y no mendigando migajas u ofrendas como si fuesemos el cepillo de una iglesia. A la hora de exigir tus derechos los tienes que plantear enérgicamente, pues son tus derechos. Acaso el Hon. Gobernador Aníbal Acevedo Vilá no se besó con la Primera Dama cuándo tomó posesión de su cargo. ¿Qué tiene Aníbal que no tengan Pedro Julio y Steven? Su orientación, muy bien gracias.

Si rebuscamos en la historia, lo mismo hizo una Lolita Lebrón cuándo pidió a tiros limpios que se viera el caso particular de Puerto Rico y de que la situación se ubicara en la palestra pública mundial. Le costó cárcel, pero lo consiguió. Poner el mapa de Puerto Rico a brillar en el universo. Y le gritaron asesina, loca, atrevida, desquiciada, pero de eso se trata.

Retomemos el caso de Rosa Parks y su prudencia, dije prudencia, de no ceder su asiento en el autobus para que se sentara un blanco. En aquel entonces, casi la matan, pero ello no amilanó al movimiento racial y más bien los llevó a ganar confianza y a envalentonarse para exigir unos derechos. Y lo consiguieron. Gracias a ello, una Ruth Fernández ya no tiene que entrar por la puerta de la cocina de los hoteles de lujo, en dónde se presentaba.

De igual manera, cansad@s de la injusticia, del discrimen y de la desigualdad es que con un beso como preámbulo se le exige a la Legislatura el que abra, de una vez y por todas, las puertas de la igualdad. Basta ya de paños tibios. Si cuando te canses de tocar a una puerta y no te abren, teniendo tú el derecho, túmbala.

Si me remonto, históricamente, en el tiempo y retomando la situación del beso, aparece una Ingrid Bergman, ganadora de Oscares, y un Humphrey Bogart, en la película Casablanca dándose un beso que en aquellos tiempos fue tildado de erótico, pues los cineastas, a falta de un beso tal, alegaban que tuvo que haber sido orgásmico, el mismo, por la pasión y la duración del tiempo envuelto en el mismo. Tal beso, hoy día, pasa como cualquier otro que se pueda recibir de una monja de convento. Quién no intenta abrir la puerta, siempre la verá cerrada.

Si Steven y Pedro Julio se hubiesen besado con una mujer, que se supone para el mundo hetero es lo correcto, Puerto Rico entero y todos los países civilizados, del mundo, hubiesen reseñado que, dos locos, activistas gay se besaron con unas mujeres. Y con ello se hubiese sustentando la falsa hipocresía social que no sólo denunciamos, que condenamos. No nos podemos bajo ningún concepto prestarnos al rejuego socio-sexual de quienes no desaprovechan, la más mínima ocasión para despotricar sobre el grupo su frustración y sus limitaciones. Como diría, la Lic. Ada Conde, Basta Ya.

Y ahora que se me viene a la mente, la Lic. Ada Conde e Ivonne, a mi entender, se dieron el primer beso, televisado, como muestra de amor. Amparado el mismo bajo un contrato matrimonial que las asiste y, ante la costumbre, nadie dijo nada. Lo vieron como algo bonito, natural entre dos mujeres que se aman. Si bien Pedro Julio y Steven abrieron la puerta del beso legislativo, la Lic. Ada Conde e Ivonne abrieron la del beso televisado. A nadie se le cayó un canto y, aunque con revuelo, educaron. Y muy amorosamente se expusieron para que todo el mundo entienda que somos de carne y hueso y que también tenemos derecho a besar y ser besad@s. Aquell@s, que no puedan besarse, como muestra de amor, en público, vivirán condenados a la represión de sus sentimientos y a la oscuridad de un clóset.

Que se entienda que el beso es una expresión de amor que no tiene sexo. El sexo se lo adjudicamos y lo parcelamos nosotr@s mism@s.

Pero, lo que si no nos queda nada de bien es la exposición de los trapos sucios que deben de ser lavados en la casa. Claro sé, que un animal herido se lleva de frente a cualquiera y que no hay peor cuña que la del mismo árbol. Cabe aquí otro condesiano, Basta Ya, de hacernos daño. De ponerles las fichas ganadoras del juego a nuestros detractores. De dividir, de falta de diplomacia y, en su defecto, de tacto. Quienes claman por justicia no se pueden dar el lujo bajuno de comulgar con la injusticia. O rolos o papelillos. Porque no podemos dar la batalla desunid@s, pues de seguro se pierde. Es preferible sacar del saco una manzana podrida que permitir que se pudran todas.

No creo, que después de tantas luchas y de poner la causa gay ante la palestra pública, por primera vez, en la historia, necesitemos un beso traidor, un beso de Judas. Ese si, que no se lo recibo a nadie, ni como decimos en el campo, ni a la madre de los tomates. Porque quién encuentre malo un beso entre dos personas del mismo sexo, que piense y llegue a la conclusión de que es peor que no le hayan besado nunca.

Para el bien de toda la colectividad, la puerta del beso está abierta.

Es por todo lo antes expuesto que cuando se aprueben los cambios dentro del Código Civil que se está revisando y posteriormente, en el próximo siglo, cuando se revise el que se haya aprobado, Puerto Rico entero gritará, gracias a un oportuno y atrevido beso que, unos activistas, se dieron en la Legislatura de aquel entonces, se goza a plenitud de unos derechos que se le reconocieron a las personas LGBTT.

Y, los matrimonios entre personas de un mismo sexo, serán la orden del día. Y no podrá faltar un: Que se besen, que se besen, que se besen.

2 respuestas a “Comentario por Soraya Santiago: Antes del beso – después del beso

  1. Estimada Soraya:

    Que FENOMENAL esta tu escrito sobre el beso y despues del beso.
    Aparte de los obvios meritos por los argumentos presentados, me
    parecio FABULOSO como fue tejiendo los temas dentro de un … Bueno,
    pues … dentro de un solo BESO.

    Mis felicitaciones y calurosos saludos desde Washington, DC.

    Roberto Porrata-Doria

  2. Bravo Bravo!

    No te pudo quedar mejor… Un beso de amor no puede ser censurado.

    TE BOTASTE! te felicito.

    Un abrazo,

    Efra y Emilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s