La dignidad del silencio…

Si algo he aprendido con el pasar de los años es poner en práctica algo que le escuché decir al Juez Presidente del Tribunal Supremo, Federico Hernández Denton… y es precisamente lo que hago en momentos como este… me acojo a la ‘dignidad del silencio’.

He recibido innumerables llamadas de personas preocupadas por ataques que se lanzan en mi contra a través de programas de radio y televisión, de blogs, de columnas, etc. Y a tod@s l@s que les preocupan estos ataques… les digo que ‘la razón no grita, la razón convence’ como diría don Luis. Así que tranquil@s. Hasta hace poco, cuando alguien me atacaba de manera personalista, grosera y viciosa – yo respondía a la velocidad de un rayo. Me defendía con uñas y dientes, contestaba en un arranque de impulsividad, me quedaba con el canto.

Desde hace unos meses, cuando la vida me recordó vivir… entendí que mientras más ataquen, mejor estás haciendo las cosas. Mientras más lodo tiren en tu contra, más debes ignorar para que les duela que l@s ignoren. Mientras ell@s se embarran en su porquería, tú sigues manteniendo tu dignidad.

Ahora, con cada ataque… me reafirmo en la dignidad del silencio. No contesto, solo medito y le deseo lo mejor a la pobre persona que me ataca. En fin, lo que uno hace, le será devuelto. Así que prefiero dar amor y paz para recibir en igual manera.

Yo entendería las críticas constructivas. De ser válidas, aprendería de éstas o de considerar que fueran injustas, me defendería en un debate de ideas. Pero bajarse al nivel de lo que un mal llamado cristiano hizo en un reciente programa de televisión, en el cual dijo viles mentiras sobre mi en un tono asqueroso… eso no merece ni un segundo de mi respuesta. O bajarse al nivel al cual profetas del desastre dentro de nuestras propias filas descienden al pasarse la vida atacándome de manera viciosa y personalista en vez de debatir ideas, presentar soluciones y sobre todo, actuar y lograr adelantos por nuestras comunidades LGBT… tampoco merecen ni un ápice de mi tiempo.

Es por ésto, que hoy me reitero en la dignidad del silencio. Y con esta foto del momento en que abracé a uno de los que vilmente me ataca, le envío un abrazo a tod@s aquell@s que en vez de construir, se pasan criticando sin acciones positivas. Y espero demostrar la dignidad del silencio, esperando en esta esquina… que empiece el debate de ideas. Sólo así – escucharán mi voz.

3 respuestas a “La dignidad del silencio…

  1. Estimado Pedro Julio:

    Respeto tu silencio.

    ¿Pero muchos no escuchamos la radio o en otros casos no entendemos lo que dicen o por que?

    ¿Quiénes son estas personas? ¿A que organizaciones o cultos pertenecen?

    No creo que romper el silencio incluya un listado de estos individuos. La comunidad necesita saber quienes son y así retirarles el apoyo.

    Se hizo con el Apartheid. Se hace con políticos, instituciones y corporaciones que perpetúan actitudes homofóbicas.

    Favor de mantenernos informados.

    Salud,

    Mauricio Laffitte NYC

  2. Nadie le tira piedras a árbol que no da frutos :

    Desafortunadamente , a falta de esencia , de sustancia y de parlamentos con peso , con los cuales debatir , recurren los faltos , más que de ideas , de corazón a atacar publicamente a quien le puede hacer sombras . Esta situación la traje a colación adelantándome a una que ya presagiaba y que veía venir . Tan pronto cogen pon y algo de rating piensan que tienen a Dios agarrado por el rabo . Viven prestos a vaciarle , mejor dicho a derramarle el latón de excremento , no sólo a ti PJ , a cualquiera que le salga al paso . No olvides que un animal herido se lleva de frente a cualquiera . Y sin animosidad de ofender , esos que cargan los latones y que siempre están a la defensiva , no te pisan ni los talones . Primero se tienen que lavar la boca para pronunciar tu nombre .

    Esos de cristianos no tienen ni La Biblia , pues como ya te he dicho la utilizan debajo del brazo a manera de desodorante . Que más puede hacer si no saben ni leer y si leen no entienden . Pero desafortunadamente de engendros así está lleno el mundo . ¿Dónde queda ? , Amarás a tu prójimo como a ti mismo . ¿Estás seguro de que son cristianos o cristinos ?

    En sus palabras malsonantes , destiladoras de veneno , se deja escuchar muy sutilmente un dejo de admiración con rabia , que no es otra cosa que envidia . Acuérdate , que no hay peor cuña que la del propio palo . Casi siempre estas personas terminan ahogadas dentro del mismo caldo que cosinan . Aún así tenemos que perdonarlas en su confución de género , por que más que una identidad estas personas necesitan corazón .

    Lo peor de todo esto es que se vizualiza que pronto será pastor y a él acudirán un mazo de desqiciados que se unirán al coro de este personaje , al que tú en un acto cristiano y de hermandad abrazaste publiamente en un evento . Que conserve el recuerdo y el calor de ese abrazo , pues posiblemente nadie de tu talla lo vueva a hacer .

    Te admiro en tu posición , en tu paciencia , y en la forma en que se te ocurre ripostar . PJ , no se le pueden pedir peras al olmo .¿ Acaso se te olvido que la mona aunque la vistan de seda mona se queda ? Como verás he traido al escrito todo el refranero popular puertorriqueño , pero es la mejor forma que encuentro para dirigirme a este ñame con gel .

    Ni el mundo estuvo preparado para Julia de Burgos , ni para una Juana de Arcos , ni para un Albert Eistein , ni mucho menos , para ti . Y sé de tus luchas y de tus desvelos y de tus esfuerzos y de tu dolor . Y sé , de las veces que has caido y te has podido levantar .
    ¿ En qué estamos desperdiando nuestro bello tiempo ?

    Permíteme despedirme , haciéndote saber que lo mejor de tu ponencia , al respecto , lo fue las sabias palabras del Honorable Juez – Federico Hernández Denton , la dignidad del silencio . Pero como yo no soy juez tengo las mias propias :

    Al bagazo poco caso y al m_ _ _ _., poca atención

    Tev queremos , te admiramos y te respetamos . Adelante PJ , que ya te lo he dicho antes :

    Caminante no hay camino se hace camino al andar .

    Con mil bendiciones para ti y para quien te tira piedras,

    Soraya

  3. Sólo quería expresar mi más profunda admiración por el ser humano detrás de estas palabras. La sabiduría, la comprensión, la dignidad, la madurez, la paz, la certeza que se destila de este escrito son precisamente los valores que carecen quienes sean que te estén atacando. Tienes toda la razón: Quien ataca es porque se siente amenazado. El que tiene la seguridad de lo que cree y lo que hace no tiene la necesidad de atacar. Me conmovió mucho corroborar que todavía existen seres humanos que ante el odio y la violencia responden con el amor y la paz.
    Todo mi apoyo, mi respeto y mi admiración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s