Papi…

Es la una de la mañana, acabo de leer y enviar por la lista de PRparaTODOS el artículo del gran periodista Marcos Pérez Ramírez de El Nuevo Día, Amor contra toda adversidad, que detalla la historia de amor de mi familia.

El camino a la aceptación, como acota Mami, no ha sido fácil… pero siempre ha trascendido una sola cosa… el amor.

Y el amor de Madre siempre está ahí…

Pero muy pocas veces hablamos de el amor de Padre. Y yo tengo un Papá como ningún otro.

Desde que comenzó a criarme, cuando yo tenía dos años de edad, me demostró que me amaría sin condiciones, que me amaría como su hijo. Aún sin ser el responsable biológico de mi existencia, se convirtió en el responsable consciente y por elección de mi existencia.

Me arrullaba en la cuna con la nana ‘Duerme negrito’ de Atahualpa Yupanqui. Todavía cuando la canta, me transporto a esos años de infancia y recuerdo el amor en su voz.

Fue el ‘coach’ de mis equipos de pelota y respetó, así mismo, cuando decidí no continuar jugando. Fue el que me enseñó a ser el hombre que soy, no el machito que irresponsablemente muchos padres y madres crian, sino a ser un hombre ecuánime, respetuoso, educado, responsable, sensible.

Y de grande, cuando ya mi orientación sexual era una realidad familiar, me apoyó en su callada dignidad. No me dijo palabras… ese primer día que sentí su aceptación, fue el día en que tuve una controversia con el Contralor de Puerto Rico y le pedí a los miembros de la lista de PRparaTODOS que me apoyaran con querellas similares por falta a la ética en contra del Contralor, Manuel Díaz Saldaña.

Llegué a la casa de mis padres, y como es su estilo característico, no me dijo nada, sólo me entrego unos papeles. Empecé a leerlos y era una querella similar a la mia en solidaridad con mi causa… pero iba acompañada de una Carta Abierta a los medios de comunicación, que luego fue publicada en El Nuevo Día, diciéndome que me apoyaba y me amaba y llamando a capítulo al Contralor.

Las lágrimas inundaron mi rostro, como está sucediendo ahora mismo, y supe que Papá no es el que engendra, sino el que cria.

Y me crió bien, y me ama. Y por eso, Papi – te doy las gracias por ser Padre por encima de todo, por ser mi Papá.

Te amo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s