“Llevamos el orgullo con nosotros”: los latinos LGBTQ celebran victorias preocupados por la hostilidad y la violencia…

Por Raúl Reyes | NBC Latino

Nicole Castillo sabía que estaba cometiendo un error el día de su boda. Tenía 20 años y tanto ella como su esposo sabían que no eran heterosexuales.

“En ese momento no parecía que existiera la opción de no casarme y salir del clóset. Me preocupaba hacerle daño a mi familia y seguí adelante con el matrimonio durante un tiempo”, relató.

Castillo tiene 36 años. Pero hasta los 20 no tuvo clara su orientación sexual. “Mi generación apenas tuvo visibilidad LGBTQ. No conocí a ninguna mujer gay o queer”, recordó.

A medida que termina el Mes del Orgullo, los latinos LGBTQ dejan entrever una mezcla de optimismo y preocupación por sus comunidades, en temas que van desde el movimiento Black Lives Matter hasta la violencia contra las personas transgénero. Ven un progreso significativo en la lucha por la igualdad, aunque creen que la batalla por sus derechos está lejos de terminar.

A Castillo, de Colorado, no le importa que las celebraciones del Día Internacional del Orgullo LGBTQ en la calle hayan sido canceladas debido a la pandemia de coronavirus. “Los eventos son geniales, pero se han vuelto muy convencionales, y a veces parece que los temas importantes se pierden”, opinó. En contraste, las protestas de Black Lives Matter ahora le parecen “más auténticas que las celebraciones del Orgullo”.

De Stonewall a una mayor visibilidad

La comunidad latina LGBTQ tiene una rica herencia de activismo. El primer candidato abiertamente gay para un cargo público en Estados Unidos fue José Julio Sarria, que se postuló para la Junta de Supervisores de San Francisco en 1961.

En Nueva York, Sylvia Rivera –puertorriqueña y transgénero– fue activista de numerosas causas a favor de los derechos civiles de estos colectivos y participó en los disturbios de Stonewall de 1969, que fueron la mecha para muchos movimientos modernos a favor de los derechos LGBTQ en el mundo.

En Los Ángeles, Robbie Rodríguez, de 38 años, director del programa de Igualdad de California, recordó que los últimos años han supuesto un desafío para los latinos LGBTQ.

“Hemos tenido que lidiar con una administración muy hostil, liderada por Trump Pence. Esto no me ha hecho sentir cómodo siendo un hombre latino y gay”, afirmó Rodríguez. “Casi todos los días el presidente incita el miedo y envalentona a los extremistas a ser abiertos y expresar su racismo, homofobia y transfobia”, se lamentó.

Pero Rodríguez se siente optimista debido a dos fallos recientes de la Corte Suprema: uno que hace ilegal que los empleadores discriminen a las personas por su orientación sexual e identidad de género, y el otro que mantiene temporalmente el programa DACA, que protege de la deportación a unos 700,000 jóvenes inmigrantes.

“Debemos observar lo solidaria que se ha vuelto la comunidad por la brutalidad policial contra los afroamericanos. Me sorprendió gratamente que la comunidad LGBTQ diera la cara y se mostrara como un aliado de la comunidad negra”, explicó.

Para Rodríguez, la visibilidad de los latinos LGBTQ en los medios es alentadora. Cuando era niño le marcó ver la serie televisiva The Real World en la cadena musical MTV. “Vi el programa con mi familia y recuerdo a Pedro Zamora, que había hecho público su positivo de VIH. Eso significó mucho para mí”, aclaró.

La representación latinos LGBTQ en televisión ha aumentado en los últimos años, en series y shows como PoseOne Day at a Time y Love, VictorUn informe de GLAAD (Alianza de Gays y Lesbianas contra la Difamación) de 2019 reveló que el porcentaje de personajes latinos LGBTQ había aumentado en la televisión convencional y la televisión por cable, aunque había disminuído en la transmisión por streaming.

Vico Ortiz, intérprete de Los Ángeles que ha aparecido en programas como Vida y American Horror Story, cree que la opinión pública ha cambiado gracias en parte a la industria del entretenimiento: “Ofrecer shows con personajes queer es importante. Las personas que quizás no conozcan a ningún queer ven estos programas y con suerte tendrán conversaciones basadas en la empatía y la compasión”.

Ortiz, quien es millenial y se identifica como no binario, describe las últimas semanas como un torbellino. “El fallo antidiscriminatorio en la Corte Suprema fue sorprendente. Pero es que dos días antes la administración Trump anunció que retiraría la atención médica a las personas transgénero. Es como un latigazo en tu corazón: hacemos avances fantásticos, y luego suceden estas cosas. Es frustrante y quiero que en el futuro alguien joven y queer no tenga que lidiar con ninguno de estos problemas”, afirmó.

Ortiz recordó que este año no habrá eventos del Orgullo en las calles, pero no se lamentó y afirmó que el movimiento Black Lives Matter era, por ahora, más importante.

Ortiz sintió angustia el pasado 12 de junio cuando se celebró el cuarto aniversario del tiroteo en el club nocturno Pulse, en Orlando, Florida:”También pensé en las personas queer que pueden estar aislándose o en cuarentena con personas que no les apoyan”, recordó.

“Lucha más dura, más fuerte y más feroz”

La pandemia de coronavirus ha afectado desproporcionadamente a los latinos, poniendo en riesgo su salud y su bienestar económico. Y especialmente a la comunidad latina LGBTQ.

Para el doctor Rafael Campo, de 55 años, que enseña y practica medicina en la Facultad de Medicina de Harvard “hay un triste paralelismo entre el impacto original del sida en la población latina LGBTQ y lo que está sucediendo con el coronavirus ahora”. La falta de respuesta del Gobierno, falta de acceso la a atención médica, el estigma de la infección y la disparidad de la salud entre comunidades: “Cómo estos dos virus afectan a las comunidades de color es parte de la simetría”, argumentó.

Algunos de sus pacientes que sobrevivieron a la epidemia de sida sienten una nueva sensación de angustia ante el riesgo de contagio de coronavirus. “Hay razones para tener esperanza. Las manifestaciones y el activismo en torno a la justicia racial muestran la fuerza de nuestras comunidades. Las circunstancias adversas pueden unirnos y ayudarnos a ser más fuertes y mejores”, indicó.

En Puerto Rico, el activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano, de 45 años, está preocupado por la violencia contra las personas transgénero. En su opinión, el problema no está obteniendo la cobertura mediática que requiere. “En Estados Unidos los miembros de la comunidad transgénero están siendo asesinados y tanto el fanatismo como el lenguaje divisivo de Trump han contribuido a esta espiral de violencia”, apuntó.

El nuevo código civil de Puerto Rico, que define innumerables aspectos de la vida cotidiana, es otro tema que preocupa profundamente a Serrano. La actualización ha sido controversial porque podría usarse para eliminar los derechos LGBTQ. “Nos hace invisibles”, dijo Serrano. “Ya no incluye protecciones de discriminación y muchos juristas señalan que es inconsistente y está mal escrito. Es un desastre judicial”, agregó.

La comunidad latina LGBTQ sigue comprometida con la lucha por la igualdad, concluyó Serrano: “Vamos a volver y luchar más duro, más fuerte y de manera más feroz”.

Para Serrano, no poder celebrar los eventos del Orgullo con marchas en las calles ha sido solo un revés temporal. (Este domingo, de hecho, realizaron una caravana para celebrar, guardando el distanciamiento social). “Está claro que cuando estás con otras personas te sientes empoderado y solidario. Pero no puedes cancelar el verdadero orgullo. Es el producto de muchas victorias y luchas. Llevamos el orgullo con nosotros, y nadie nos lo puede arrebatar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s