Discrimen por ser gay en la Policía…

En la mañana de hoy, por NotiUno, se dió a conocer el caso de un policía que fue despedido de la Uniformada por ser gay. El perjudicado radicó una demanda por discrimen en el empleo y violación a sus derechos civiles.

La entrevista al policía despedido se hizo cubriendo su voz y sin identificarlo por nombre u otra información comprometedora, ya que su familia aún no sabe de su orientación sexual y por proteger el proceso legal que está en curso.

La razón para su despido fue una supuesta violación a la Ley 54 de violencia doméstica contra una mujer. El oficial no ha tenido caso alguno de violencia doméstica, ni tampoco ha sostenido relaciones sentimentales con mujeres, por lo que estas razones son falsas. Si fuera un caso de violencia contra un hombre, no estaría cobijado por la actual Ley 54, según dictaminó desfortunadamente el Tribunal Supremo de Puerto Rico.

Las implicaciones de este caso de discrimen van más allá de la pérdida de su trabajo, sustento, protecciones y beneficios. El sufrimiento mental y emocional, así como el chantaje al que alegadamente fue expuesto por miembros de la Uniformada, han hecho mella en su calidad de vida.

Cabe recordar que hace algunos años, la Policía de Puerto Rico tuvo que eliminar de su reglamento una política que no permitía que l@s uniformad@s fueran, ni tuvieran contactos con personas homosexuales. Esa política discriminatoria fue declarada inconstitucional por el Tribunal Federal de San Juan, luego de que una organización de policías gay de la ciudad de Nueva York demandó a la Policía por irrumpir en la barra Cups en Santurce durante una recepción de dicha organización con motivo de su convención anual, realizada en la Isla.

Esto convierte a la Policía en una de las pocas agencias gubernamentales que ha tenido que prohibir el discrimen por orientación sexual, siendo la Universidad de Puerto Rico, la primera que lo ha hecho por motivo propio y la única que ha otorgado beneficios a sus emplead@s lesbianas, gay y bisexuales.

El caso de este oficial despedido es una muestra más de la importancia que en Puerto Rico se retome el engavetado proyecto para prohibir la discriminación por orientación sexual y se amplíe para incluir la identidad de género.

El Proyecto del Senado 1585, presentado por el presidente senatorial Kenneth McClintock a petición de Puerto Rico Para Tod@s, sería un buen punto de partida para empezar a atajar el problema de la discriminación en el empleo en nuestra isla.

Estaremos pendientes al desenlace de este lamentable caso y nos solidarizamos con el oficial despedido, ofreciendo todo nuestro apoyo en un momento tan difícil.

Hasta que en Puerto Rico no se reconozca la homofobia como un mal social que debe ser combatido, hasta que no se implanten prohibiciones para erradicar el discrimen por orientación sexual e identidad de género, hasta que no hagamos de la diversidad, un recurso de nuestra patria, no podemos llamarnos sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s